Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
Jueves 30 de Marzo de 2017

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Consultas por disfunciones sexuales aumentan en Chile

Equipo SaludActual

Las disfunciones sexuales más frecuentes sufridas por los hombres son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil.


Las disfunciones sexuales más frecuentes sufridas por los varones son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil, también conocida como “impotencia”, sin embargo esta terminología, se ha dejado de utilizar debido la carga negativa que trae consigo la palabra.

La eyaculación precoz es el problema sexual más frecuente entre los varones, afectando a un 35% de ellos aproximadamente. EL problema consiste en una falta de control de la eyaculación, en los casos más graves el sujeto eyacula antes de la penetración o segundos después de que ésta ocurra. Además de las consecuencias referidas al acto sexual en sí, que se interrumpe antes de que la pareja pueda llegar al orgasmo, la eyaculación precoz trae consecuencias emocionales tanto para el afectado, como para su amante. Estas consecuencias suelen transformarse en frustración, debido a la incapacidad de satisfacer sexualmente a la pareja.

Un hombre que se ha visto obligado a tener relaciones sexuales apuradas durante su iniciación, es muy probable que más adelante sufra de eyaculación precoz. Aunque también ésta puede ser producida factores emocionales, como depresión, estrés, expectativas poco realistas sobre su capacidad sexual o falta generalizada de autoconfianza. La falta de comunicación con la pareja también es un factor importante a la hora de diagnosticar y tratar a un paciente que ha reconocido que tiene un problema eyaculatorio.

Por otro lado, la eyaculación precoz puede deberse a factores orgánicos, como infecciones urogenitales de la uretra posterior y de la próstata, así como de alteraciones de tipo neurológico, alteraciones vasculares, fármacos (antidepresivos, estimulantes y antigripales -que contienen pseudoefedrina), desequilibrios hormonales y todas aquellas enfermedades que alteran los mecanismos reflejos de la eyaculación.

Dependiendo de su severidad, la eyaculación precoz puede ser reducida considerablemente. Los tratamientos para los casos más leves se enfocan en entrenar gradualmente al paciente, mediante ejercicios. En casos más delicados, se han utilizado fármacos que retardan o eliminan la disfunción sexual y en contados casos se apela a la cirugía, que tiene como objetivo producir una disminución de la sensibilidad en la zona para prolongar el tiempo hasta la eyaculación.

El segundo problema más frecuente que afecta la vida sexual de los varones y sus parejas es la disfunción eréctil, la que puede ser una incapacidad total para lograr una erección o una tendencia a tener solamente erecciones breves.

Enfermedades tales como la diabetes, afecciones del riñón, alcoholismo crónico, esclerosis múltiple, arteriosclerosis, psoriasis, enfermedad vascular y enfermedad neurológica son responsables de alrededor del 70 % de los casos de disfunción eréctil. La causa física más común de ésta el daño a los nervios, arterias, músculos lisos y tejidos fibrosos, a menudo como resultado de una enfermedad o de operaciones a la próstata debido a cáncer.

Las causas psicológicas siguen siendo las más importantes a la hora de hacer el diagnóstico de esta enfermedad. Estas pueden ser debido a factores afectivos, de desarrollo, interpersonales, de conocimientos, ansiedad, miedo al fracaso, sentimientos de culpa, infidelidad, eyaculación precoz previa, inseguridad, etc.

Por suerte existen muchas maneras de tratar esta disfunción y la forma de escoger la adecuada va a depender del diagnóstico previo. Para casos menos graves, bastará con mejorar los hábitos de vida que afecten a las arterias, como dejar de fumar, realizar ejercicios, dejar el alcohol, etc. Si el problema es sicológico, conviene asistir acompañado de la pareja, a un profesional, ya sea psiquiatra o sicólogo.

Existen terapias en las que se puede inyectar medicamentos en el tejido eréctil para relajar los músculos lisos del pene y permitir que pueda tener lugar la erección. Para tratar el problema son muy utilizados los medicamentos orales que estimulan la actividad de la dopamina en el cerebro, esto puede aumentar el deseo sexual y con ello facilitar la erección. De todas formas, cualquiera sea el problema lo recomendado es no comenzar ningún tratamiento sin antes consultar a un especialista.

 



Comentarios Urología

Urología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Urología


diseño de sitios web