Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-08

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Estrés y ansiedad: el mal de la modernidad

Equipo SaludActual

Los ruidos, la violencia en la TV o en las calles, el dinero, el trabajo y muchos factores más pueden provocar estrés en nosotras, enfermándonos. A continuación mostraremos las diferencias entre estrés y ansiedad y algunos tips para superarlos.


En primer lugar, es necesario aclarar que el estrés y la ansiedad, a pesar de estar estrechamente ligados, son totalmente diferentes.

Primero, el estrés se inicia como un mecanismo que pone en alerta todos nuestros sentidos frente a demandas ambientales, mientras que la ansiedad es una respuesta emocional a algún estímulo. En este sentido, el estrés puede provocar ansiedad, pero la persona ansiosa no necesariamente padecerá estrés.

De esta manera, las "demandas ambientales" son entendidas como las exigencias externas a la persona. Es decir, que los principales agentes estresantes son sociales (familia, amigos, vecinos,etc.), laborales (jefes, compañeros de trabajo, exceso de carga laboral,etc.), y ambientales (ruidos, por ejemplo).

Entonces, el estrés es causado cuando el individuo es superado en sus capacidades adaptativas por las exigencias ambientales. Esto genera en la persona reacciones físicas (biológicas), cognitivas y emocionales. Cotidianamente nos vemos sometidos a estrés, por lo que si no se maneja puede causar enfermedades.

Si bien se podría pensar que las situaciones externas que causan estrés son de "peligro", esto no es necesariamente así, pues las personas nos podemos ver estresadas por asuntos cotidianos como la congestión vehicular, música alta, los gritos de los vecinos, etc.

El problema es cuando no somos capaces de adaptarnos a estos acontecimientos.

Algunas señales de estrés

Las principales son la falta o aumento del apetito, pérdida o aumento de peso, cansancio crónico, pérdida de energía, fatiga y sentimiento de estar al límite.

Incluso pueden llegar a síntomas físiológicos más preocupantes como palpitaciones, mareos, sudores, etc. En tanto, las respuestas emocionales pueden ser inquietud y ansiedad. De ser extremo el estrés, se puede llegar a comportamientos irracionales como la furia o crisis de llanto.

Lo anterior se provoca ya que al tratar de defenderse de la "agresión", actuarían el sistema nervioso central y periférico, además del sistema endocrino, incrementando la secreción de hormonas adrenalina y noradrenalina o cortisol. También se ve afectado el sistema inmune. Sin embargo, todo depende de cada individuo.

En el caso de sufrir algún síntoma de estrés es aconsejable visitar algún especialista -psicólogo o psiquiatra-, aunque el médico general también está capacitado para orientarlo en su recuperación. Cuando está diagnosticado, el estrés tiene dos pasos para revertirlo: psicológico y médico.

En el primero, se recomienda hacer ejercicios de relajación (contraer y relajar los músculos) y de estiramiento.

Además, se pueden practicar técnicas de meditación como el yoga o zen. Es importante no olvidar que cualquier actividad física nos ayudará a despejarnos y por lo tanto, no estresarnos tan fácilmente.

Al mismo tiempo, se dan diferentes herramientas cognitivas para enfrentar las exigencias: cambiar los pensamientos negativos por positivos, técnicas de manejo de situaciones estresantes -cómo afectan y cómo responder a estas-, y técnicas de solución de conflictos o problemas, lo que ayuda al paciente a sentirse más confiado.

Por último, se necesitan cambios de comportamiento. Es necesario comprender que hay que dejar tiempo libre para hobbies, deportes y necesidades emocionales (compartir con los seres amados).

Asimismo, el tratamiento médico, aunque se recomienda no utilizar fármacos, en el caso de ser extremo el estrés se deberá recurrir a ansiolíticos y/o antidepresivos (siempre recetados por un profesional de la salud). Aunque se ha demostrado que es mejor equilibrar la dieta y disminuir al máximo el consumo de alcohol, aumentar las horas de sueño (7 a 8 horas diarias), y hacer ejercicio al menos 3 veces por semana con un mínimo de 30 minutos. Esto puede generar una cura a largo plazo.

Por otro lado, la ansiedad es una respuesta emocional a una situación amenazante que puede venir acompañada de inquietud, recelo, nerviosismo y miedo. Puede ser causada por un agente estresante, pero muchas veces no se sabe por qué se produce. Además, si esta reacción es desproporcionada, es pude hablar de una patología ansiosa.

Muchas veces la ansiedad se ve reflejada con el temor desproporcionado a lo que depara el futuro, lo que se conceptualiza como expectación aprensiva.

Los trastornos de ansiedad son desórdenes causados por la ansiedad que provocan en el individuo comportamientos que lo puede afectar. Se puede clasificar como: pánico, fobia, ansiedad generalizada, estrés postraumático y trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

En este caso, el tratamiento será similar al caso del estrés (psicológico y médico). También se pueden recetar ansiolíticos y antidepresivos. Sin embargo, en caso de TOC el paciente deberá ser tratado por un psiquiatra.

Finalmente, si usted presenta algún malestar debe recurrir a su médico, ya que es la persona indicada para diagnosticarlo. Jamás debe automedicarse, y siempre es importante tener una visión positiva de la vida, no sobrecargarse de trabajo y disfrutar de lo más le gusta.

 


Mireya Guzmán.

 



Comentarios Trastornos mentales

Trastornos mentales
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Trastornos mentales


diseño de sitios web