Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-15

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Soriasis: Las consecuencias sociales de la psoriasis

Equipo SaludActual

Muchas personas que padecen psoriasis tienden a aislarse u ocultar las zonas afectadas, lo que perjudica su vida social y su autoestima.


 

 

Hace algún tiempo se dio a conocer en un reality show que la celebridad estadounidense Kim Kardashian (figura reconocida por su belleza) padecía de psoriasis, mientras las cámaras captaban en vivo el momento.

Lejos de esconder su condición, Kim la hizo pública y mediante su cuenta de Twitter hoy en día comenta los tratamientos con los cuales está combatiendo la enfermedad, y sus progresos.

Si bien la noticia fue dada a conocer de manera pública, lo cierto es que no es común que estos casos se sepan de esta forma, ya que generalmente las personas tienden a ocultar esta particular inflamación de la piel, ya sea por medio de la ropa o evitando reuniones sociales para eludir los comentarios.

De esta manera, no es extraño que varios famosos del jet set internacional hayan decidido informar y concientizar a la sociedad sobre la dolencia.

Un ejemplo de ello es CariDee English, modelo del reality "American Next Top Model", quien ganó el programa a pesar de padecer psoriasis y aparecer en varias fotos mostrando su brazos y piernas con escamas e inflamación.

Con esta experiencia y debido a la baja autoestima que tuvo en su preadolescencia por esta enfermedad, decidió ser portavoz de la "National Psoriasis Foundation", una organización que entrega apoyo psicológico a quienes sufren socialmente por la dolencia.

Por más que haya información sobre el tema, aún persisten mitos de que la enfermedad es contagiosa o que simplemente es algo que no debiera exponerse al público por su peculiar apariencia.

¿Por qué esta enfermedad afecta tanto la autoestima de quienes la padecen? 

Para M.V.C. (prefiere mantener su nombre en el anonimato), mujer de 70 años, esta pregunta deben responderla sólo quienes padecen la enfermedad. A los 12 años fue diagnosticada de psoriasis en una época donde no existía mayor acceso a la información ni tampoco había tratamientos como los que existen en la actualidad.

A esto se suma que los primeros síntomas aparecieron en plena época preadolescente, etapa en la cual las niñas están más preocupadas en su aspecto físico. Para M.V.C. fue un período difícil, de soledad y discriminación.

"Estaba en un colegio de mujeres, por lo que era común escuchar comentarios o sentirse sola porque tus propias compañeras creían que era contagioso. Me sentía como si tuviera lepra", comenta la mujer que aún padece la enfermedad en los codos y cuero cabelludo.

Si bien sus síntomas sólo se presentaron en estas partes del cuerpo, a medida que pasaban los años se iba expandiendo a otras partes como las manos, pies y abdomen. Para la gente en general, su inflamación era notoriamente visible y durante toda su adolescencia pasó sola, excepto los veranos.

"Lo que más me gustaba era el verano ya que con mi prima íbamos todos los días a la playa a las horas de mayor radiación y sin protector solar ni nada, ya que en esa época no era tema el cáncer de piel. Me encantaba hacerlo ya que notaba que el sol mejoraba mi piel y no tenía tantas escamas al final de mis vacaciones".

Con el transcurso de los años y al conocer que una de su hermanas también padecía psoriasis, el tema pasó a un segundo plano ya que no se sentía tan sola y diferente a las demás. Sin embargo, siempre busco algún "remedio alternativo" para aminorar las escamas.

"Yo trabajaba en un hospital público, por lo que me relacionaba con doctores y pacientes que siempre me daban consejos, en una época donde no había tratamientos para la enfermedad. Probé de todo, desde colocarme crema de "concha de perla", tomar y untarme las más insólitas hierbas, hasta rezar no sé cuántas veces para que se me fuera esto", indica riéndose la afectada.

Ahora, a sus 70 años no se preocupa de un tema que ya pasó a formar parte de su vida: 

"Recomiendo a los jóvenes no aislarse ni dejarse influenciar por lo que digan los demás. Me arrepiento de haberme perdido fiestas por tener esto y no creo que valga la pena porque la vida es demasiado corta. Además, ahora hay más tecnología y hay varios tratamientos, lo que también ayuda a recuperar la autoestima".

Gracias a este testimonio, podemos aprender una gran lección: no permitir que la psoriasis aísle a quienes la padecen del resto, continuar haciendo la vida normal y seguir los tratamientos que el dermatólogo tratante indique.

 

Macarena Cifuentes.



Comentarios Psoriasis

Psoriasis
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Psoriasis


diseño de sitios web