Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-07

diseño de sitios web

La ansiedad puede ser el primer síntoma de una enfermedad más severa

Natalia Oróstegui
Equipo periodístico
Saludactual.cl

La ansiedad es una mecanismo de adaptación natural que nos ayuda a mantenernos alerta ante sucesos comprometidos, sin embargo hay sentirla en exceso podría perjudicar nuestra salud mental.


Por esto debemos saber definir cual es el límite de lo normal y cuando se transforma en algo patológico, ya que podría ser un síntoma de otras enfermedades sicológicas más graves como depresión severa, adicciones, trastornos alimenticios, entre otros.

Según la psicóloga clínica del centro de salud Bellavista La Florida, Francisca Ritchie, la ansiedad se manifiesta más comúnmente a través de sudoración excesiva de manos, o  dolores estomacales previos a una situación estresante como una prueba en el colegio o una entrevista de trabajo.  

En definitiva, sentir preocupación, nerviosismo, inseguridad, temor, palpitaciones, aceleración cardiaca o evitar enfrentarse a ciertas situaciones, que son respuestas que da el cuerpo al sentir ansiedad y que la mayoría de las mujeres hemos sentido.

Las mujeres en general estamos más expuestas al cansancio y stress de jornadas de trabajo mezcladas con estudio, quehaceres domésticos y el ser esposa y/o madre, lo que provoca que los niveles de ansiedad aumenten. 

Cuando la ansiedad se vuelve patológica

Es necesario explicar que la ansiedad se manifiesta a través de tres sistemas de respuesta por separado: 1) el sistema cognitivo presentando baja autoestima, inseguridad, temor de cómo nos ven, 2) el sistema fisiológico mediante sudor, temblor, aceleración cardiaca y 3) el sistema conductual-motor, con movimientos repetitivos de pies o manos, fumar, comer o beber en exceso, al igual que opresión del pecho, desmayos, sensación de muerte inminente y respiración entrecortada.

Cuando todos estos síntomas se reúnen y se superan los límites naturales de la ansiedad,  comienza a hablarse de patologías entre las que se encuentran:

Trastorno de ansiedad generalizada: se trata de una tensión crónica aún cuando nada parece provocarla. Esta preocupación o nerviosismo excesivo es casi diario y se diagnostica como tal cuando tiene una duración mínima de seis meses.

Trastorno de pánico (o ataque de angustia): el paciente experimenta crisis recurrentes de angustia que surgen espontáneamente. Se trata de una ansiedad aguda y extrema en la que es frecuente que la persona que la padece crea que va a morir.

Trastorno fóbico: trastorno que tiene como rasgo esencial la presencia de un temor irracional y persistente ante un objeto específico, actividad o situación con la consecuente evitación del objeto temido.

Trastorno obsesivo-compulsivo
: se trata de pensamientos o acciones no voluntarios que el paciente no puede dejar de pensar o hacer para no generar ansiedad. En todo caso, el sujeto reconoce el carácter absurdo de sus pensamientos o acciones.

Trastorno por estrés post-traumático: Se caracteriza por los recuerdos persistentes del suceso traumático, un estado emocional con exaltada vigilancia y la reducción general de interés por los sucesos cotidianos.

La psicóloga recomienda a los familiares de una persona que presente estos síntomas, "si es que la ansiedad es leve brindarle compañía y apoyo, mostrarle sus fortalezas frente a las situaciones que parecen generar estrés". Sin embargo, si el problema es más grave “lo mejor es contener afectivamente entregar seguridad, acompañar y no tratar de disuadir a la persona de que lo que siente no es real, pues la sensación de muerte inminente aparece muy real, y negarla, más que ayudar, empeora la situación. En estos casos, buscar rápidamente ayuda profesional".



Comentarios Psicología

Psicología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Psicología


diseño de sitios web