Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2020-08-06

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Trastornos motores: evaluar a los niños como prevención

Equipo SaludActual

Con el diagnóstico y tratamiento adecuados, estas dolencias pueden controlarse.


Los trastornos motores son dificultades que provienen del sistema nervioso, muscular u óseo. Se trata de problemas de coordinación que pueden afectar tanto la movilidad y la realización de tareas cotidianas, como una actividad física más compleja. Pueden provenir de malformaciones congénitas, deficiencias de alguna enfermedad u otras causas, y pueden darse en varias etapas de la vida.

En el primer caso mencionado (malformaciones en el proceso de gestación) se sabe que las madres fumadoras, ya sean "activas" o "pasivas", heredan a sus hijos las probabilidades de contraer este tipo de dolencia.

Algunos trastornos motores pueden generar enfermedades como parálisis cerebral o poliomielitis, entre otras. Aunque hay rasgos comunes que tienden a repetirse, los problemas de movilidad también se dan por manifestaciones individuales, por lo que en muchos casos es necesario tener una observación médica constante que pueda distinguir si estas dificultades que pudieran derivar en una discapacidad física.

En un estudio de "Pediatrics", del panel de la Academia Estadounidense de Pediatría, se afirma que, de manera preventiva, es importante evaluar a los niños más pequeños mientras están en etapa de su desarrollo motor para prevenir futuros trastornos en este ámbito. Cada avance que los pequeños realicen tiene un período de tiempo aproximado, por lo que es importante identificar esos tiempos. Por ejemplo, a a los 9 meses de nacido, el niño debe haber desarrollado la capacidad de tomar objetos. Mientras que a los 18 meses los pequeños ya deberían tener dominio para poder caminar, pararse de forma autónoma y sentarse.

Muchas veces, estos trastornos vienen acompañados de otros, como dificultades sensoriales, psíquicas o afectivas. Además de consecuencias emocionales en los niños, por sobretodo.

Algunas descoordinaciones que tienen su origen en trastornos motores son:

Debilidad motriz: torpeza de movimientos, paratonia o imposibilidad de relajar músculos de manera voluntaria.

Sincinesias: tartamudeo o tics.

Inestabilidad e inhibición motriz.

Un hecho positivo es que el pronóstico para los niños que desarrollan este trastorno entre los 6 y los 8 años es muy bueno. Los síntomas pueden durar de unos 4 6 años y luego cesan sin tratamiento a principios de la adolescencia. Cuando el trastorno comienza en niños mayores y continúa hacia los 20 años, se puede convertir en una afección de por vida.

Hay distintos tratamientos para tratar esta dolencia, como medicamentos, terapia ocupacional, fisioterapia, terapia física en lugares especializados para este tipo de trastornos y que cuentan con un equipamiento acorde a las necesidades de los pacientes que padecen dificultades motoras, entre otras.

Sin embargo, cada tratamiento dependerá de la gravedad del problema que padezca cada persona. Lo importante es que siempre hay soluciones posibles, mientras antes el diagnóstico, mejor.

 

Mariana Torres B.



Comentarios Pediatría

Pediatría
Página: 0 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Pediatría


DIRECTORIO MEDICO
CONSULTAS

diseño de sitios web