Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
Lunes 27 de Marzo de 2017

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

La depresión: el mal de la modernidad

Equipo SaludActual

Un trastorno depresivo no es un estado de ánimo triste, pasajero; tampoco una señal de debilidad personal o algo que uno pueda alejar a voluntad, es un estado que afecta tanto al cuerpo, como a la mente. Altera la forma de comer, de dormir, y de opinar de uno mismo, así como el concepto de la vida en general.


Se sabe que muchas de las personas que padecen del  trastorno de la depresión  nunca consultan o nunca reciben un tratamiento médico, con el riesgo de que la enfermedad recurra muchas veces, o incluso pueda llevar al suicidio. En cambio, se sabe que un tratamiento adecuado puede ayudar al 80% de quienes padecen esta enfermedad.

El problema no está en diagnosticar la depresión, sino en menospreciarla o no verla como una enfermedad y pensar que los síntomas que presenta una persona son "comprensibles" por algún evento traumático que haya vivido. Por eso es importante saber diferenciar una "tristeza normal" de un Evento Depresivo, que tiene síntomas claramente definidos y afecta significativamente la calidad de vida.

Existen algunos síntomas clásicos que están presentes en una Depresión:

· Estado de ánimo persistentemente triste, ansioso o "vacío"
· Sensaciones de desesperanza, de pesimismo, de culpa, de inutilidad, de incapacidad.
· Pérdida de interés o de placer en pasatiempos y actividades que anteriormente se disfrutaban, incluido el sexo.
· Insomnio, despertar temprano o dormir más de lo necesario.
· Pérdida de apetito y/o de peso, o comer con exceso, ocasionando aumento de peso.
· Disminución de energía, fatiga, o decaimiento.
· Pensamientos sobre la muerte o el suicidio, intentos de suicidio.
· Inquietud, irritabilidad.
· Dificultad en concentrarse, en recordar, en tomar decisiones.
· Síntomas físicos persistentes que no responden a tratamientos, tales como dolores de cabeza, desórdenes digestivos, y dolor crónico.

Existen teorías psicológicas y neuro-químicas para explicar la depresión. Entre las primeras encontramos las teorías sicoanalíticas (dificultad para aceptar pérdida de objetos y manejar la agresión), el desamparo aprendido (que se estudió en monos y demostraba que los animales sometidos a frustraciones frecuentes y sensación de desamparo se deprimían con mayor facilidad) y las teorías cognitivas (que explican la depresión por la generalización de una o varias experiencias particulares).

Las teorías neuro-químicas estudian los desbalances que existen a nivel de neurotransmisores en el cerebro. Muchas de las enfermedades siquiátricas se producen ya sea por exceso o deficiencia de algún neurotransmisor, que son las sustancias químicas que regulan la actividad neuronal en el Sistema Nervioso Central. En el caso de la depresión, los estudios muestran que existe una asociación con un déficit de serotonina y alteraciones en la norepinefrina, pero no está demostrado que esa sea la causa.

Existen algunos tipos de depresión que se ven en familias, lo que podría indicar una vulnerabilidad biológica heredable. Esto se ve especialmente en el trastorno Bipolar, en donde existe un genotipo distinto en las personas con la enfermedad, que en aquellas que no la desarrollan. De todos modos, no toda persona con predisposición genética desarrollará el trastorno, se cree que es necesario un evento o factor externo que la desencadene.

La Depresión Mayor también puede verse en familias en varias generaciones, pero en menor grado que el trastorno Bipolar. Además se sabe que personas sin historia familiar pueden presentar un Episodio Depresivo.
Lo más común es que exista una combinación de factores genéticos, sicológicos y ambientales para que se gatille una depresión.

Los tratamientos clásicos disponibles hoy en día para tratar la depresión son:
1) Medicamentos: hay muchos tipos distintos, pero los más usados son los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (Fluoxetina es el más conocido) y los Inhibidores de la M.A.O. , una enzima que degrada neurotransmisores. Todos ellos actúan aumentando la concentración de neurotransmisores en la sinapsis neuronal y son muy efectivos cuando el tratamiento es efectuado a tiempo y seguido en forma adecuada.

2) Psicoterapia : Hoy en día se usan principalmente las terapias cognitivo-conductuales y el psicoanálisis, entre otras técnicas específicas. En general es complementario al uso de fármacos o puede ser usado como tratamiento único en episodios depresivos leves.

3) Terapia Electro Convulsiva (TEC) : Usado en depresiones severas o refractarias a los tratamientos habituales. En estos casos especiales ha mostrado buenos resultados inmediatos, pero no previene recaídas eficazmente.

Actualmente existen varios estudios que proponen diversas alternativas para hacer más efectivo el tratamiento clásico o para acelerar y mantener en el tiempo la mejoría de los síntomas.

No duerma o no se mantenga en la cama por más de ocho horas al día, el dormir más de lo necesario, ha demostrado aumentar los síntomas depresivos. (Biol. Psychiatry 1999, Aug, 15; 46 (4) : 445-53)

Salga al aire libre al menos media hora entre las 11 AM y las 2 PM. La luz del día ha demostrado tener un efecto antidepresivo. Salir al exterior, aunque sea en un día nublado, le dará la luz que necesita. (J Affect Disord 1998 May; 49 (2) : 109-117)

Absténgase totalmente de usar alcohol o cualquier otro tipo de drogas. Ambos inducen depresión e impiden que actúen los medicamentos antidepresivos. Si usted necesita beber, no beba más de tres unidades de alcohol a la semana (una unidad es una lata de cerveza o una copa de vino). No consuma ningún tipo de droga. ( European Journal of Clinical Pharmacology 25 (3) : 325-331, 1983. / Addict Behav 1996 Mar- Apr; 21 (2) : 211-6).

Aumente la cantidad de ácido Omega-3 en su dieta, el que se encuentra mayormente en pescados. Existe evidencia altamente sugerente de que aumentar la ingesta de EPA, uno de los ácidos grasos Omega-3, ayuda a recuperarse de la depresión. Esto puede lograrse fácilmente ingiriendo cápsulas con 600 mg. de EPA por tres o cuatro veces diarias (la dosis ideal es tomar 3,600 mg/día). Estas cápsulas pueden conseguirse en cualquier tienda de "productos naturales". ( Am J Psychiatry 159: 477-479, March 2002).

Evite consumir productos con Aspartame (Equal ® o Nutra Sweet ®). Se ha demostrado que muchas personas con depresión se vuelven más deprimidas al consumir este producto. Un estudio realizado en la Universidad de Ohio, EEUU, demostró que en pacientes con depresión que consumían aspartame en dosis de 30 mg/kg/día se observaba un aumento significativo en la severidad de los síntomas, en comparación a los pacientes que tomaban placebo. Incluso se debió interrumpir el estudio antes de tiempo debido a la gran diferencia observada. ( Biol. Psychiatry 1993 Jul 1-15, 34 (1-2) : 13-7).

Camine o realice algún tipo de EJERCICIO, al menos media hora al día. Actualmente existe gran evidencia de los beneficios que tiene el ejercicio en el tratamiento de la depresión. Además se cree que el ejercicio sería un factor protector para depresión, ya que se sabe que las personas que sufren la enfermedad ejercitan menos que las personas sanas. En adolescentes, el no realizar ejercicio, ha mostrado ser un factor de riesgo para sufrir depresión, junto con el abuso de sustancias y la deserción escolar, entre otros.

El ejercicio tiene menos efectos colaterales que los medicamentos y en pacientes que rechazan la terapia con fármacos el ejercicio es una excelente alternativa. Además es costo / efectivo, ya que es bastante barato obtenerlo.

A pesar de todos sus beneficios y efectividad demostrada, el ejercicio rara vez se ofrece como alternativa de tratamiento en los centros de salud o en la consulta privada. Esto refleja la reticencia que existe actualmente a aceptar el vínculo que existe entre cuerpo y mente. Sabemos que la liberación de endorfinas que se produce en el cerebro al realizar ejercicios influye positivamente en el estado anímico y lo mejora considerablemente.

El ejercicio es considerado hoy en día como uno de los medios más fáciles y efectivos de lograr una mejoría significativa de los síntomas depresivos y mantener un buen estado anímico a lo largo del tiempo.


( Br J Psychiatry 2002 may; 180:411 / Med J Aust 2002 May 20; 176 suppl: S84-96 / Health Rep 1999 Summer; 11 (1) : 21-30) / j Gerontol B Psychol Sci Soc Sci 2002 Mar; 57 (2) : P 124- 32 / J Clin Psychiatry 2002 Apr; 63 / BMJ Dec 1997; pg 1542).



Comentarios Temas variados de salud

12/06/2013 - 15:45:35 | Gloria Matilde

Que articulo tan interesante sobre ladepresion , me parece muy bueno queescriban sobre la importancia de hacer ejercicio ya que se piensa que se piensa que solo con medicamentos se puede tratar.

Temas variados de salud
Página: 1 de 1 « Primero | 1 | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Temas variados de salud


diseño de sitios web