Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
Viernes 18 de Agosto de 2017

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Las bondades del Té Chino.

Equipo SaludActual

Descubra sus múltiples propiedades y distintas categorías.


Para conocer el origen de esta bebida, debemos remontarnos alrededor del año 3000 A. de C. , cuando el emperador chino Shen-Nung ordenó que todo el pueblo debía hervir el agua antes de consumirla, por cuestiones de higiene y para evitar enfermedades de la época.

Pasaron los días, hasta que una tarde el emperador se sentó bajo la sombra de un árbol de té silvestre, para descansar de sus obligaciones cotidianas. Pidió un poco del vital líquido para beber, y se lo trajeron en un cuenco hirviendo.

Mientras esperaba que se enfriara, una pequeña hoja cayó al recipiente, tiñendo de inmediato el agua de un color terroso. Intrigado, Shen-Nung probó el improvisado brebaje y le encantó, tanto su sabor como su aroma. Así nació el té chino.

Hoy en día, esta infusión es bastante popular, y es consumida en cualquier momento del día. Al desayuno, al almuerzo, en la once o en la cena, resulta igual de reconfortante y siempre es bien recibida.

Sin embargo, hasta hace unos años era popular el clásico té Ceylán, y, aunque aún lo sigue siendo, fue algo desplazado por un verdadero boom del té chino, algo que no resulta extraño si consideramos lo saludable que es.

En la variedad está el beneficio

La diversidad de esta bebida asiática es bastante amplia. Lo interesante es que cada tipo de hoja aporta cualidades específicas, y sabores diferentes.

Para ser más precisos, existen más de 300 tipos de té chino, pero todos provienen de la misma planta: la Camellia Sinensis. De esta manera, es procesada en cinco tipos de té: Blanco, Verde, Rojo y Oolong.

Té Blanco:  Debido a su sensación suave y purificadora, en un comienzo estaba exclusivamente reservado para el Emperador, su familia, e invitados de honor.

Para producir el té blanco, se recogen los primeros brotes del té verde, donde están concentrados todos los nutrientes. Luego, se dejan marchitar para que eliminen la humedad, y se dejan secar al aire libre, sobre blancos paños de seda.

Finalmente, se obtiene un producto sutil, bastante aromático y algo dulce, que aporta a optimizar la salud con sus gran cantidad de polifenoles (sustancia que posee propiedades antioxidantes) que neutralizan los radicales libres, culpables del envejecimiento celular. Además, aumenta las defensas del organismo y mejora la apariencia de la piel.

Té Verde:  Este tipo de té no se deja fermentar. Su hoja se recolecta, se cuece al vapor, y posteriormente se seca con fuego.
En general, ésta es una de las variantes más populares entre las mujeres, ya que ayuda a quemar calorías, y reduce los niveles de colesterol malo.
Además de eso, tiene una serie de propiedades que bien vale la pena detallar:

-Retrasa el desarrollo de la Diabetes, en las personas que tienen problemas con la asimilación del azúcar.

-Combate bacterias bucales y cuida los dientes.

-Reduce los síntomas de la artritis.

-Ayuda a controlar alergias.

-Protege contra enfermedades cardíacas, y varios tipos de cáncer.


Té Rojo:  Su proceso de oxidación es mayor, comparado con el resto de las infusiones chinas. Es originario de la región de Yunnan, China, y se obtiene recolectando sus hojas que se deben secar brevemente al aire libre, para luego agregarle microorganismos para que fermenten.

Una versión más intensa del té rojo es el Pu Erh, y ambos comparten características similares, como el sabor fuerte y terroso, y la capacidad de "devorar las grasas", razón por la cual son tan populares.

Además de tratarse de un buen complemento para adelgazar, esta bebida es recomendada para desintoxicar el hígado, activando su metabolismo. También refuerza el sistema inmune y cardiovascular, y previene el cáncer.


Té Oolong:  Es una variedad semi-fermentada, lo que lo deja con un sabor intermedio y aromático, como si fuese una mezcla de té rojo y verde.

Para recolectar el Oolong, se debe escoger un árbol que tenga al menos cinco años de vida, y seleccionar brotes que hayan estado continuamente expuestos al sol.

Cuando la cosecha está lista, las hojas se dejan marchitar y se secan en lugares cerrados y calurosos, pero húmedos. Una vez que fermentan, las hojas tienen que secarse en hornos de carbón, para finalmente ser presionadas en movimientos circulares, para que adopten una forma de rollo.

Así, se perfila como el té chino más completo, puesto que aporta vitaminas y minerales, antioxidantes, disminuye el colesterol, favorece la quema de grasas, contiene polifenoles que previenen cáncer y enfermedades al corazón, y ayuda al bienestar general.

Como vemos, la sabiduría de los chinos se extiende hasta algo tan sencillo como una infusión, y complementa nuestro concepto occidental de mantenernos saludables con la ayuda de la naturaleza.

Así que, la próxima que vaya a prepararse un té chino, recuerde que a su cuerpo le está haciendo un regalo.

Pía Verdugo.



Comentarios Temas variados de salud

Temas variados de salud
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Temas variados de salud


diseño de sitios web