Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2020-01-28

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Párpados Caídos: el músculo que cede

Equipo SaludActual

También conocido como ptosis o blefaroptos, los parpados caídos son una condición que puede aparecer con el paso del tiempo y no tiene tratamiento. La única solución, es la cirugía. 


Los párpados son un músculo mucoso móvil que cubre a los ojos y no sólo es una protección para estos órganos tan sensibles, sino también tienen una gran incidencia en el aspecto físico de las personas, otorgando fuerza e incluso expresividad al rostro humano. Y es que el músculo elevador del párpado es el responsable de darle movimiento, forma y también altura a este mismo. Sin embargo, puede verse directamente afectado por una disfunción, debido a causas degenerativas o congénitas, provocando que el párpado superior caiga, cubriendo parcial o totalmente el ojo.

La ptosis, que puede afectar a uno o ambos ojos, reduce el campo visual de la persona. En algunos casos es tan complejo, que los afectados por esta condición deben inclinar su cabeza hacia atrás o levantar el párpado manualmente con sus dedos para poder ver. No obstante, aunque hay ocasiones en donde sólo es un problema que cambia el aspecto de una persona sin afectar la salud, hay otras ocasiones en donde puede indicar la presencia de una condición más grave que afecta a los músculos, los nervios, el cerebro o las órbitas de los ojos.

¿Por qué se produce?

El origen más común de esta condición es cuando el músculo que eleva el párpado se estira o suelta de su área normal de anclaje, llamada tarso, la que contiene una banda fibrótica densa a lo largo de la parte más cercana a las pestañas. Cuando esto ocurre, el músculo que levanta el párpado mantiene su posición de reposo más baja que antes. Aunque este problema se va desarrollando lentamente, también puede aparecer después de una operación de catarata u otras cirugías oculares, en donde se desgarra o estira el músculo elevador. Otras causas concretas pueden ser:

Ptosis Congénita: Existen casos en que bebés nacen con esta condición, principalmente por un problema en el desarrollo que afecta el músculo elevador. Generalmente esta causa afecta sólo a un ojo y si eso impide que el bebé vea correctamente, se puede hacer una cirugía para revertir la posibilidad que pierda la visión de forma permanente. Hay veces en donde el médico indica que se espere hasta 3 o 5 años para corregir el párpado.

Ptosis aponeurótica: Esta es la más común y está relacionada con la edad, el párpado se cae porque los tejidos palpebrales envejecen y el músculo elevador se afloja. En este caso los efectos a largo plazo causan el estiramiento de un tejido que ayuda al músculo elevador a levantar el párpado. Con esta causa, ambos ojos pueden verse afectados.

Ptosis neurogénica: El origen de ésta se debe a la ausencia de un estímulo nervioso en el músculo elevador del párpado y suele aparecer en niños, problema que lleva el nombre de síndrome de Marcus Gunn. Por otro lado, el síndrome de Horner afecta los nervios que van al ojo y a la cara, lo que provoca usualmente una disminución anormal del tamaño de la pupila y en la capacidad de sudoración de un lado afectado del rostro. Entre otros síntomas, también se encuentran el párpado caído y el hundimiento del globo ocular en la cara.

También hay ocasiones en que la presencia de un quiste o tumor en el párpado superior, suele provocar una caída mecánica de éste, lo mismo ocurriría con infecciones o golpes. Y aunque el párpado caído puede generarse por distintas razones, es un problema crónico que en los niños puede mantenerse sin problemas, sin embargo en personas de avanzada edad, la condición empeora gradualmente.

Pese que no existe terapia para este problema, con la cirugía es posible corregirlo de inmediato, procedimiento que se lleva a cabo de forma ambulatoria y es realizado con anestesia local, pues eso permite al médico ajustar la posición de los párpados mientras los ojos están abiertos. La cirugía tiene por objetivo identificar y aislar el músculo elevador del párpado para amarrarlo al área donde debe estar fijado. De otro modo, el músculo se acorta la cantidad necesaria para que el párpado eleve.

A veces, esta cirugía correctiva de párpados caídos provoca que los ojos permanezcan ligeramente abiertos mientras el paciente duerme, por lo que el especialista tratante recomienda la aplicación de un lubricante nocturno en los ojos para evitar que se sequen.

Recomendaciones

Es preciso llamar a un médico cuando la caída del párpado ocurre de un momento a otro y está acompañado de características como: visión doble, debilidad de los músculos del rostro, brazos o las piernas, dificultad para hablar o tragar y dolores de cabeza intensos.

Así también, en muchos casos el párpado caído suele ser un problema que va de la mano con síntomas similares a los que provocan una infección ocular, referidos al dolor y enrojecimiento, fiebre, ojos protruidos o el paciente podría llegar a experimentar dificultad para moverlos. 

Fernanda Carrera P.



Comentarios Oftalmologia

Oftalmologia
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Oftalmologia


diseño de sitios web