Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-05

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Lo que debes saber sobre la oclusión dental

Equipo SaludActual

El nombre te puede dar un poco de susto, pero la verdad es que es un término médico usado para la manera en que mordemos. Lo que varía es si esta mordida es defectuosa y los problemas que puede conllevar.


La oclusión dental es como los médicos llaman a la mordida, es decir, a la alineación de los dientes superiores con los inferiores. Cuando presenta fallas, hablamos de una "mordida torcida", y en términos reales, defectuosa. Esto le pasa a muchas personas, es un problema que puede traerte o no consecuencias. La gravedad se centra en qué tan dispar sea la mordida, lo que podría conllevar a otras inconveniencias. Pero la verdad es que casi nadie tiene una mordida "perfectamente alineada".

Si bien para muchos, la oclusión dental es un problema meramente estético, para otras personas esto puede traer otras consecuencias: como dificultad para limpiezas, dolores cuando salen algunos dientes y hasta dificultades para comer y hablar, ya que los dientes son parte fundamental del proceso del habla. 

También hay pacientes que sufren de migrañas que son causadas por problemas en la dentadura. Muchas personas sienten afectadas la parte del oído, del cuello y de la cabeza y probablemente estemos hablando de un problema o defecto de oclusión.

La oclusión dental presenta varios tipos que son los siguientes:

Clase I: Aquí es cuando tu mordida tiene el estándar de alineación de los dientes. Hay equilibrio entre las dos mandíbulas y los dientes hacen contacto.

Clase II, Retrognatismo o Sobremordida: Cuando la mandíbula está hacia atrás y los dientes de arriba sobrepasan a los de abajo.

Clase III, Rognatismo o Submordida: La mandíbula se va hacia adelante y los dientes inferiores sobrepasan a los superiores.

Si hablamos de causas, hay varias que podemos tomar en consideración:

 

  • Herencia: La oclusión defectuosa puede ser un rasgo hereditario o producto de defectos congénitos como el paladar hendido.
  • Chuparse el dedo o el chupete por prolongado tiempo. 
  • Dientes malformados.
  • Defectos o fractura de la mandíbula.
  • Tumor en la boca o mandíbula.
  • Prótesis dental mal ajustada.

 

Los síntomas de cualquier problema de oclusión son la alineación irregular de los dientes, asimetrías en la cara o apariencia anormal, molestias al masticar y algunos problemas del habla.

La oclusión dental defectuosa puede tratarse de manera efectiva después del diagnostico del odontólogo. Seguramente el motivo de la consulta puede ser por fin estético o porque se está generando un problema en la manera en que se está mordiendo los alimentos. Si los problemas de oclusión no son vistos a simple vista, el médico realizará un examen de rutina para verificar la mordida. Se harán placas, radiografías dentales y en algunos casos, radiografías de cráneo o cabeza. El paciente será remitido a un ortodoncista, quién será el que lleve el tratamiento.

La mayoría de los problemas de oclusión son tratados con ortodoncia y se buscan colocar a los dientes en su posición correcta. La duración y tipo de tratamiento odontológico va a variar dependiendo de la gravedad del problema.

Si el desequilibrio dental nace como consecuencia de un problema a nivel esquelético es decir, que atañe directamente la mandíbula y los huesos, la solución sería quirúrgica. Para estos casos es necesario contar con el apoyo y diagnóstico de un cirujano maxilofacial. Esto se hace porque de esta manera se corrige no sólo el defecto de oclusión, sino también la falta de armonía facial que puede conllevar este tipo de problemas.

Por Clementina Ramos



Comentarios Odontología

Odontología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Odontología


diseño de sitios web