Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-11

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Bruxismo: Un trastorno mandibular involuntario

Equipo SaludActual

Se reconoce por frotar o apretar fuertemente los dientes durante el sueño y/o estado de vigilia y afecta alrededor del 20% de la población mundial. Desgaste y fractura de piezas dentales son algunas de sus consecuencias, además de dolor mandibular, de oídos y cabeza.  Pese a no tratar el trastorno en sí, existen sencillos caminos médicos y terapéuticos que permiten disminuir notoriamente sus efectos.


Uno de los problemas dentales más comunes del momento es, sin duda, el bruxismo. Caracterizado por apretar, frotar y rechinar los dientes mientras se está durmiendo, y/o también en estado de vigilia, su padecimiento prolongado es responsable de provocar el desgaste y fractura de piezas dentales, tensión crónica y desencaje de la mandíbula, agudos dolores referidos de cabeza, oídos y cuello, además de problemas para conciliar el sueño o descansar durante el mismo. En otros casos, el bruxismo puede provocar una fuerte sensibilidad muscular de las piezas dentales al frío y calor, generando problemas alimentarios. 

Para comprender mejor el stress al que son sometidas las piezas dentales, es importante saber que generalmente apretamos entre 4 a 10 minutos nuestros dientes, durante las 24 horas, con una fuerza que llega a los 35 kilógramos.  En el caso de un paciente con bruxismo, el apriete dental es de 4 horas aproximadamente, con una carga que supera los 300 kilógramos de carga.

Definición del Bruxismo

El trastorno se define como céntrico cuando se trata del apriete de las piezas dentales; y excéntrico, al hablar de frote de las mismas. Asimismo, separa a los bruxistas de los bruxómanos, dependiendo de si el problema se manifiesta durante el sueño o la vigilia respectivamente.

Se calcula que entre un 10% y un 20% de la población mundial lo padece, afectando a niños y adultos por igual. No obstante, la etapa entre los 17 y 20 años, es señalada como aquella donde aparecen los primeros síntomas, durando hasta pasados los 40 años de edad. 

Su gravedad irá en ascenso a medida que vaya pasando el tiempo. Generalmente, durante los primeros meses se trata de un proceso asintomático, del que sólo puede darse cuenta el dentista, producto de las pequeñas lesiones provocadas en la dentadura. Cuando el caso es más grave, incluso es posible que el sonido provocado al hacer rechinar los dientes durante la noche, llegue incluso a despertar a las personas que comparten habitación con el afectado.

¿Por qué se produce el bruxismo?

No existe un factor detonante por sí solo, más bien se asocia a cuadros de estrés y tensión nerviosa, asimismo a personas que sufren  de ansiedad o algún otro tipo de trastorno de personalidad. Además, en su existencia también juegan un importante papel factores genéticos, tipos específicos de mordida, parasitosis intestinales e incluso algunas alergias alimentarias. Tratamientos existentes

Tratamientos contra el bruxismo

Uno de los tratamientos más efectivos para aminorar el bruxismo es el uso, durante el día o la noche, de la férula o plano de relajación. Se trata de una placa de silicona o acrílico que se ajusta a la forma de la mordida superior, evitando el roce de los dientes y ejercer presión entre las mandíbulas. Si bien, al comienzo del tratamiento resulta algo molesto, con el paso de los días los resultados positivos son notorios.

Otras formas de aminorar este problema son la aplicación de hielo o calor húmedo en los lugares donde exista dolor, evitar masticar frutos secos, dulces o goma de mascar. Tomar agua en grandes cantidades permite mejorar el stress en la mandíbula, además de auto masajear el cuello, hombro y rostro. 

En el caso que el trastorno sea extremadamente fuerte, o se haya presentado sin supervisión médica durante varios años, es posible que existan pacientes que requieran uso de aparatos dentales – como frenillos o puentes molares – o cirugías correctivas de mandíbula.

Otro problema dental, presuntamente provocado por el bruxismo, es la aparición de Torus Linguales o calcificaciones de color blanco, en la parte interior de las encías. Si bien, la relación entre ambas patologías es casi segura, se trata de piezas que no comprometen la salud del paciente, por lo que su extracción mediante cirugía, solo se realiza por razones estéticas o de comodidad del paciente. 



Comentarios Odontología

Odontología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Odontología


diseño de sitios web