Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2020-07-06

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Mastitis: inflamación y dolor al amamantar

Equipo SaludActual

El dolor de pechos en la lactancia, inflamación en los pechos y piel oja de la madre que amamanta, son los principales síntomas de la mastitis. Conoce sus síntomas y algunos consejos para combatir la mastitis.


Según datos de investigadores en Medicina Familiar de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en el país, sólo un 50% de las mujeres practican la Lactancia Materna Total o Exclusiva durante 6 meses. El resto, no alcanza a completar este período por tener insuficiente leche, síntomas depresivos, retornar al trabajo y/o padecer trastornos en las mamas, entre ellos: la temida mastitis.

La mastitis es una infección del tejido intersticial circundante al lóbulo mamario. La madre advierte esta situación cuando le aparecen grietas en sus pezones, retiene leche, disminuyen las frecuencias de las mamadas o existe mal vaciamiento mamario. El compromiso del pecho hace que presente dolor, eritema, induración y aumento de calor local, muchas veces acompañado de cefaleas, mialgias, fiebre u compromiso del estado general.

La causante más común de este padecimiento es la bacteria Estafilococo Aureus y no porque los pechos se ponen muy grandes con la lactancia, como dice el mito. Los pezones pueden ser la puerta de entrada para la mastitis, y eso, no depende de su tamaño.

Tratamientos de la mastitis

Si bien, existen tratamientos no esferoidales y antibioterapia para curar los síntomas, la Academia Americana de Lactancia Materna recomienda un Manejo Conservador, esto es, sin antibióticos, entendiendo por supuesto, que el cuadro sea leve y con menos de 24 horas de evolución.

Los tratamientos naturales incluyen vaciamiento mamario frecuente, ojalá realizado por el mismo lactante, ya que hay que continuar con la lactancia, aunque se tenga el seno afiebrado. La leche no está infectada. (Ojo que primero hay que comenzar por el pecho infectado). Es un mito pensar que la mamá con fiebre no puede dar de mamar al bebé porque pueda enfermar al niño. Al contrario, es muy probable que la inmediata respuesta inmunológica de la madre favorezca al bebé.

Cómo combatir la mastitis

¿Qué hacer para que la leche “baje”? Siempre se agradecen esos “remedios de la abuelitas”, aquellas recetas caseras que en una primera etapa, y siempre consultando primero a su médico, nunca están demás:

-Hervir una taza de lecha durante 10 minutos, para luego añadir 3 hojas de gordolobo. Sacar las hojas y aplicar caliente (que no queme) sobre las zonas afectadas para ayudar a la salida de la leche. Las aplicaciones de compresas con unas gotas de aceite de ricino para luego masajear en dirección al pezón, también son bastante efectivas para que el recién nacido tome la leche que la mama produce, aliviando los dolores.

-Comer 4 a 6 ajos frescos cada día. Para esto, unas tostadas con aceite de oliva y los dientes machacados resultan una receta apetitosa. Las propiedades antibióticas del ajo ayudarán a tratar la infección.

-Colocar hojas de repollo en el congelador y aplicarlas sobre el seno afectado hasta que bajen la temperatura de la zona. Repetir que se facilite la eyección láctea. Este vegetal funciona perfecto como antibiótico.

-Consumir regularmente equinacea ya que ésta tiene la propiedad de fortalecer el sistema inmunológico y combatir las infecciones.

Estas recetas tienen que ir acompañadas de un buen descanso. Es esencial el reposo para aumentar las posibilidades de la recuperación del organismo. Y lo importante es no perder la calma y ocupar estas recomendaciones caseras que se aplican desde la antigüedad y han llevado a muchas madres, a conseguir su recuperación y disfrutar de la maternidad de una manera sana y feliz.



Comentarios Maternidad

Maternidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Maternidad


diseño de sitios web