Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2020-07-06

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Elección del hijo único

Equipo SaludActual

Una tendencia en la actualidad es planificar tener un solo hijo. Motivos económicos, familiares y que priman la realización profesional paterna, además de maximizar los recursos económicos, son algunas de las razones que han llevado a cientos de familias a tomar esta decisión. Pero ¿Influye realmente en la crianza del niño o niña en cuestión?


 


Por Carolina Bustamante

En la actualidad la mayoría de las familias han preferido optar por la crianza del hijo único. Es así como del 20 al 30% de las parejas a nivel mundial hoy siguen esta tendencia que va en franco ascenso. Algunas razones para ello las encontramos en la edad en que las mujeres están decidiendo optar por la maternidad, bastante cercana a  las 4 décadas, lo que impide planificar un segundo hijo tras varios años, producto de la baja en la fertilidad a la que se ven expuestas.

Otras razones están orientadas a niveles más sociales. Por ejemplo, el trabajar fuera de casa y desarrollar las actividades profesionales de cada progenitor viene a ser un deseo no transable. En este sentido, la llegada de un hijo permite cierta flexibilidad económica y de tiempo, orientada a poder brillar a nivel laboral  sin dejar de lado la crianza.

Asimismo, el factor económico es muy importante. Las parejas hoy en día priorizan la maximización del uso de recursos con el fin de entregar una mejor educación y actividades extra programáticas a sus hijos únicos, tales como cursos, salidas y vacaciones pagadas, incurriendo en gastos altos que permitirán mejorar su formación y esparcimiento.  Esto permitirá otorgarles mayores oportunidades durante su vida infantil y adulta.

La crianza del hijo único

Si bien es cierto, antiguamente se categorizaba a los hijos únicos como egoístas, inseguros y dependientes, hoy en día se sabe que este mito obedece arquetipos sociales anticuados y a ciencia cierta que su futuro dependerá exclusivamente de la manera en que sus padres los eduquen.

En este sentido, estudios psicológicos en la materia destacan que los hijos únicos son triunfadores en potencia y que viven con una carga menor de ansiedad al no tener que “competir” por la atención  de los adultos durante su primera infancia, etapa decisiva para la adopción de la personalidad.

No obstante, las grandes expectativas existentes sobre él, los llevan a ser altamente sobreprotegidos por la mayoría de los adultos involucrados en su crianza, lo que si no es bien manejado generará una personalidad competitiva en el pequeño o un ser humano con poca tolerancia a la frustración. Sin embargo, tal como fue señalado anteriormente, de recibir una crianza equilibrada, basada en el amor incondicional y en la importancia de la felicidad, no debiera existir un mayor desequilibrio a futuro.

Algunas características que actualmente podemos definir de un hijo único suelen seguir siendo el sentir a sus padres, o al menos a uno de ellos como pares, una adultización temprana producto de rodearse de adultos durante  la mayor parte de su formación. Asimismo, se trata de adultos responsables y muy trabajadores, además de metódicos y apasionados por los temas de su interés. Se trata de personas con una clara vocación, rasgo que se genera gracias al interés que los adultos responsables de su crianza ponen en las cosas que realmente le gustan.

En cuanto a su vida social, podemos entender a los hijos únicos como seres de pocos pero muy buenos amigos. Al recibir un amor incondicional y crecer bajo su alero, estas personas poseen una imagen del amor bastante idealizada, por lo que cualquier manifestación de menor intensidad para ellos será insuficiente.

Con respecto a los niños y niñas en su primera infancia, podemos entenderlos como infantes extremadamente regalones o los llamados coloquialmente “viejos chicos” cuyas ideas, frases y formas de actuar son similares a las de una persona de mucha más edad, asimismo, su forma de pensar y su manera de ver el mundo.

En cuanto a su formación es importante que los padres y adultos involucrados en su cuidado insistan en mantener a sus hijos e hijas siempre interactuando socialmente en distintos niveles, tanto con niños con hermanos u otros criados en solitario, además de incentivarlos a participar activamente junto a grupos de su misma edad, con el fin de que la socialización les permita llenar aquellas posibles carencias dentro de su formación cotidiana, además de generar con ello el potenciar Habilidades Blandas. Todo esto en miras a educar a un ser humano completamente capaz socialmente y sobre todo feliz.



Comentarios Maternidad

Maternidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Maternidad


diseño de sitios web