Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2020-09-19

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Consejos para enseñar a dejar el pañal

Equipo SaludActual

Una de las etapas que requieren mayor paciencia y trabajo de los padres es, sin duda, es cuando elbebé comienza a dejar los pañales.  Más allá de un proceso de aprendizaje físico  es muy importante tener en cuenta sus emociones, respetar sus tiempos y perseverar en el que será uno de sus primeros grandes logros.


Entre los dos y los tres años el sistema nervioso de los niños está lo suficientemente maduro para controlar los esfínteres, responsables de la contención de la orina y fecas del bebé, por lo que es posible pensar en despedirse del pañal.  Si bien, físicamente todos los niños comienzan el proceso a la misma edad, su éxito o fracaso estarán supeditados al ritmo personal de cada niño y niña.

Para saber cuándo nuestro hijo estará listo es importante que los padres atiendan las distintas señales que estos darán.  Una de ellas es que presenta incomodidad cuando el pañal está sucio e intenta sacárselo.  Además,  pueden pasar dos horas con el pañal seco como mínimo,  avisa que se hizo “pipí o caca”, entre otras cosas.  Además, es fundamental observar qué es lo que hace cuándo quiere hacer, por ejemplo, tomar el pañal, tocarse los genitales o cruzar las piernas. Tras esto es posible estar en condiciones para comenzar el proceso con nuestros niños.

Enseñándole al niño a ir al baño
Para partir es ideal comprar una bacinica junto a nuestro pequeño.  Deja que la elija según sus gustos, que la decore y juegue con ella. Mientras más familiarizado se encuentre con el objeto mucho mejor.
El primer paso es sentarlo todos los días y a la misma hora, vestido, sobre la bacinica. Si se incomoda o llora déjalo irse. Es fundamental que se sienta cómodo.

También es importante que observe a papá, mamá o hermanos mayores el ir al baño a diario. Si es niña, la mamá será la encargada de mostrarle el proceso y cómo limpiarse. En el caso de un varón, el trabajo es de papá o un hermano.  También es  un buen ejercicio que nuestro pequeño pase varias horas al día sin el pañal y utilice el orinal cuando sienta deseos.

Posteriormente, cuando ya se encuentre familiarizado con el artículo, debemos preguntar a nuestros hijos si “Quieren ir al baño”. Muchas veces dirán que no y se harán en los pañales, sin embargo, las veces que accedan y lo logren debes felicitarlo y hacer partícipe de este logro a toda la familia.
Poco a poco comenzará a avisar que quiere ir al baño,  lo que permitirá que vayas quitándole los pañales durante más horas durante el día hasta llegar a la etapa en que no los necesite más. Es importante que tengas en cuenta que este proceso tendrá bastantes recaídas, en las que no debes retarlo, sino que quitarle su ropita mojada, llevarlo al baño a asearlo y recordarle que deberá utilizar su bacinica o la taza próximamente.


Pañales en la noche
Cuando nuestro hijo ya está familiarizado a estar sin pañales durante el día vendrá un nuevo desafío: La noche.  Esto tardará algunos meses y es importante que tengas paciencia y que el pequeño continúe utilizando sus pañales al irse a acostar.
Para comenzar este nuevo capítulo no le des mucho líquido antes de irse a la cama y recuérdale que puede despertarte a la hora que sea y lo acompañarás a hacer sus necesidades. Mantén siempre el colchón cubierto con un plástico o un cubre colchones, que permitirá que cualquier “accidente” sea fácil de limpiar y secar. No te apresures en hacer que avise en este horario, ya que el sueño profundo en ocasiones impide que el pequeño logre despertar a tiempo.  Lo hará, pero es cosa de tiempo.

A tener en cuenta
Nunca debes retarlo. No importa cuántas veces lo haya hecho bien o no haya alcanzado a llegar al baño. Siempre debes explicarle con paciencia y amor que es hora de comenzar a avisar. Esto, ya que está comprobado médicamente que los retos o tratos duros harán que los niños puedan sufrir trastornos como estitiquez crónica o incontinencia urinaria producto de intentar aguantar demasiado, con el fin de agradar a mamá y papá.
Si tu familia está pasando por un periodo estresante o de grandes cambios – mudanzas, separaciones, la llegada de un nuevo hermanito o mascota o el cambio desde las vacaciones a la sala cuna por ejemplo – mejor pospón el entrenamiento para una etapa más calma, porque esto también afectará el comportamiento cotidiano de tu retoño.
Dedícale todo el tiempo que sea posible. Si trabajas, deja instrucciones precisas a su cuidador o cuidadora de que debe tener paciencia y acompañarlo al baño, o lavar su ropita sin chistar tras cada accidente.

Cuando logre ir a hacer pipí o a defecar en el orinal o taza del baño felicítalo siempre y haz partícipe de la celebración a todos los miembros de la familia, no así cuando no lo haga. Es mejor que converses con él o ella en privado, evitando que pase vergüenzas innecesarias.



Comentarios Maternidad

Maternidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Maternidad


diseño de sitios web