Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2020-06-04

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Daño corporal después de un aborto

Equipo SaludActual

Severos daños físicos internos, altas posibilidades de sufrir hemorragias e infecciones, además de la posibilidad de volverse estéril o concebir pequeños con malformaciones físicas y neurológicas, son algunos de los riesgos que corre una mujer al someterse a un aborto voluntario, las que no siempre son puestas en el tapete y es fundamental tener en cuenta antes de tomar una decisión de este calibre.


Daños físicos en la salud reproductiva, daños psicológicos y emocionales además de infección,  hemorragias, anestesia, perforaciones o desgarros del útero, e incluso embolias pulmonares son algunos de los múltiples riesgos que corre el cuerpo femenino al decidir someterse a un aborto. Estos van variando en intensidad y riesgo, a medida que el feto crece en el útero, e incluso  pueden aparecer de manera posterior a la realización de la interrupción del embarazo, posiblemente en un nuevo embarazo años después o en enfermedades posteriores.

Es importante destacar que las consecuencias médicas de un aborto inducido dependerán estrictamente del método escogido. Además, en caso de que la paciente sea quien se lo practica o induce, el riesgo de complicaciones será de un 80% o incluso más.

Tipos de aborto y consecuencias en el cuerpo

En el caso de someterse a un aborto por succión o aspiración es posible que la madre presente trauma de cérvix, laceración o perforación del útero, hemorragia trauma renal, inflamación de pelvis o también peritonititis y endometritis.

El aborto por Dilatación y Curetaje es un método utilizado tras el segundo o tercer trimestre del pequeño. Este consiste en desmembrar al feto para facilitar su extracción por la cavidad vaginal. Este método causa un fuerte impacto en el cuerpo femenino generando altas posibilidades de perforación uterina, hemorragia, infección del tracto genital, laceración intestinal o abceso pélvico.

En el caso de la Dilatación y Evacuación es posible la generación de Infección Pélvica, renal, de la cérvix y peritoneal, además que si el bebé sobrevive, es posible que su nacimiento sea prematuro o con malformaciones congénitas. Por otro lado, por extracción menstrual la aspiración es completa, haya embarazo o no, lo que genera fuertes infecciones.

Quizás uno de los métodos más comunes es el uso de medicamentos como el Misoprotol y derivados. Mediante este sistema, las hemorragias y calambres en la madre son recurrentes y bastante fuertes. Además, si el feto sobrevive  es posible que presente malformaciones graves.

En caso de un aborto por nacimiento parcial, existen grandes riesgos de una ruptura o perforación del útero, además de hemorragia que puede terminar en una histerectomía de urgencia.

Finalmente, en caso de la utilización de la Píldora del día después o anticoncepción de emergencia en dosis elevadas, existen riesgos futuros de partos complejos y un gran aumento de abortos espontáneos. Asimismo, el aumento de cesáreas y partos prematuros (antes de las 32 semanas). Además, es posible sufrir de placenta previa y cáncer de mama.

Daños psicológicos

Si bien es cierto, no existe una clara relación de causa y efecto entre la práctica de un aborto y la aparición de daños psicológicos. Sin embargo, es bastante común que una mujer sometida a estos procesos sufra una tendencia a la ausencia de ánimo.

Algunos síntomas comunes son pesadillas, recuerdos dolorosos, neurósis y tendencias al suicidio, además de problemas psiquiátricos varios, los que deben ser atendidos y ojalá prevenidos tras la cirugía.

Por Carolina Bustamante Cornejo



Comentarios Maternidad

Maternidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Maternidad


diseño de sitios web