Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
Martes 27 de Junio de 2017

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Conociendo el sexo de mi bebé

Equipo SaludActual

Tras la noticia de estar embarazada y que el pequeño ser viene gestándose en perfectas condiciones otras preocupaciones toman la atención de la futura mamá. Quizás la más importante es saber si quien viene a completar sus días es niño o niña. Actualmente existen varios métodos orientados saberlo prematuramente, con un altísimo porcentaje de efectividad.


Quizás es para ordenar su habitación y todas sus cosas o por la necesidad imperiosa de hablarle por su nombre, el caso es que la mayoría de las futuras madres hoy en día prefieren conocer el sexo de su pequeño o pequeña antes de la mitad del parto, dejando atrás la costumbre por recibir una sorpresa en el momento de dar a luz.

Si bien es cierto, existe un índice de  posibles equivocaciones al momento de develar la noticia, hoy casi es inexistente, gracias al uso de tecnologías que se perfeccionan a diario. Además, actualmente es posible conocer el sexo del futuro bebé desde los dos meses de embarazo de la madre, aunque resulta más exacto el esperar hasta los cuatro para develar la noticia.

Para hacerlo existen varios caminos, los que serán utilizados dependiendo del tiempo de gestación. Es así como a los dos meses es posible tener esta noticia mediante un examen de sangre, a las diez mediante un examen de orina u otros procedimientos más invasivos, altamente no recomendados. Desde las 13 semanas es posible hacerlo mediante el uso de un ultrasonido, siendo más nítido el resultado a las 16.

En qué consisten los exámenes

El ultrasonido es la forma menos invasiva y mucho más segura de conocer el sexo del bebé. No obstante, esto dependerá de la posición en que se encuentre el pequeño – En el caso de mantener “escondidas” sus partes genitales, todo dependerá de la expertiz del técnico en ultrasonido y de la nitidez de la imagen que ofrezca el equipo.

Si bien, es posible conocer la noticia desde la semana número 13, la mayoría de los equipos médicos obstétricos prefieren aguardar hasta la 16 para entregar una noticia clara. Incluso, existen algunos médicos que deciden esperar hasta la semana 22 o 24 para no dar cabida a duda alguna ya que los órganos están mucho más formados.

Con respecto a los exámenes genéticos más invasivos, estos se utilizan más que para conocer el sexo del bebé en camino, para detectar anomalías como el  Síndrome de Down. Aunque determinan el sexo con un mínimo margen de error también pueden hacer peligrar al feto generando un aborto espontáneo.

En el caso de nuevas alternativas existe un examen relativamente nuevo, disponible en Estados Unidos y España entre otros países, que se vale de la primera orina de la futura madre. Esta tiene un 90% de asertividad según sus fabricantes y puede utilizarse a las 10 semanas de gestación, entregando los resultados en 10 minutos.

No obstante, cuenta con una efectividad que dependerá del tipo de hormonas consumidas por la madre anteriormente al embarazo.

Mitos con respecto al sexo del bebé

Tal como es costumbre en cada sociedad existen diversos métodos para averiguar el sexo del bebé. Estos, sin una base científica, se basan de la tradición y creencias populares. Si bien, se aconseja no tomar estas afirmaciones como dogma y confrontarlas con un examen científico, son parte del boca a boca de varias generaciones, lo que hace especial esta suerte de adivinanza.  Algunas de ellas son:

-        Si a mamá le engorda la cara será niña pero si engorda su trasero será varón.

-         Si la guatita es puntiaguda es niño pero si es anca es niña

-        Si se amarra un cabello de la madre al anillo de casada, y al sostenerlo en el aire gira en círculos sobre el vientre de mamá será una niña, si va de lado a lado será un niño.

Todas estas afirmaciones pueden ser desmentidas a la luz de definiciones científicas que postulan que la futura madre ensanchará su estómago o su rostro o nalgas dependiendo de su contextura física y la predisposición genética que la lleve a engordar o adelgazar alguna parte de su anatomía, sin por ello entregar datos sobre el futuro sexo del bebé.

En este listado es posible tomar el dato del anillo y su movimiento como un trabajo sinergético, por lo que es posible que, de conocer y practicar esta ciencia que se vale del uso de un péndulo u objeto afín, pueda acertar. No obstante no recibe ninguna validación clara y concreta como para cimentar el futuro del nuevo ser.

Calculadoras para predecir el sexo del niño y el Calendario Chino

Asimismo existen algunos calendarios chinos o mayas, además de calculadoras virtuales con bases científicas que aseguran dar a conocer el sexo del nuevo integrante de la familia casi con total exactitud. No está demás probar estos métodos, si es que es posible contrastarlos y así no tener duda de la feliz noticia.



Comentarios Maternidad

Maternidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Maternidad


diseño de sitios web