Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2021-12-08

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Aprenda a reconocer las patalogías mamarias

Equipo SaludActual

La prevención es vital para evitar complicaciones con enfermedades frecuentes: Displasias, Mastitis,  fibromas, nódulos, quistes, cánceres mamarios.


En la mujer, las patalogías mamarias son unas de las enfermedades más frecuentes, por lo que es importante saber distinguirlas e identificarlas.

Cada dolencia de la mama tiene su propio tratamiento, pero primero hay que prevenir, realizando autoexploraciones (autoexámenes), y luego consultar con un especialista.

 

Las enfermedades más frecuentes

Displasia: En este caso, la forma anatómica natural cambia, ya que la mama responde de diversas maneras a los cambios hormonales y produce un aumento del tamaño de los pechos, con aglomeraciones grumosas y dolor en la segunda parte del ciclo menstrual. Se pueden dar en las dos, en una o en una zona muy dura, muy limitada y similar a un nódulo.

El tratamiento consiste en medicación con vitaminas E, A y B6, antibióticos y antiinflamatorios.

Mastitis: Es una inflamación de la glándula mamaria. Se denomina mastitis puerperal cuando ocurre en madres que producen leche, y no-puerperal en el resto de los casos.

Es importante consultar al médico, ya que se presentan síntomas de hinchazón similares a la del cáncer de mama. Entonces, mediante un examen apropiado, se descarta una enfermedad u otra.

El tratamiento para la mastitis se basa en medicación, vitaminas, y se puede recetar un gel para aliviar el dolor.

Fibroadenoma o fibroma: es la lesión benigna más común, y se manifiesta con tumores o protuberancias solas, aunque un porcentaje menor de las mujeres tienen varias lesiones que pueden afectar ambas mamas.

De esta forma, si el tumor es un fibroadenoma, éste puede dejarse en el lugar o extirparse, según lo que indiquen los exámenes. Por ejemplo, si hay resultados anormales en una biopsia y se presenta dolor, es mejor retirarlo.

Nódulo: Se refiere a cualquier masa o aumento de volumen. En la mayoría de los casos es detectado por autoexamen de mamas, y es causa frecuente de consulta médica. Pueden ser cúmulos quísticos o sólidos, de acuerdo a su contenido.

Es importante destacar que si el nódulo es una formación sólida, sin líquido en su interior, se le debe considerar como un tumor, que puede ser benigno o maligno. La probabilidad de que este nódulo sólido corresponda a un tumor maligno varía de acuerdo a la edad de la paciente, ya que a mayor edad, aumenta la probabilidad de que se trate de cáncer de mamas.

Por esta razón, este aumento de volumen debe ser evaluado por un especialista en mamam y su tratamiento es similar al de los fibroadenomas.

Quistes: Son nódulos móviles con acumulación de líquido dentro de una fina membrana. Algunos son imperceptibles y otros se ven o palpan fácilmente.

Estos verdaderos sacos se forman cuando las glándulas mamarias normales aumentan de tamaño, y pueden ser más pequeños que una arveja, o más grandes que una pelota de ping pong.

Generalmente, los quistes no se operan, y sólo se efectúa una punción para retirar el líquido. Sólo algunos casos muy especiales son intervenidos quirúrgicamente.

Cáncer: Se define como es el crecimiento desenfrenado de células malignas en el tejido mamario. Los casos de cáncer de mama presentan muchas características diferentes, pero lo positivo es que, haciendo un chequeo preventivo, se detectan fácilmente sin perjudicar la salud.

De todos modos, los síntomas evidentes del cáncer de mama se perciben al palparse una dureza en la mama o en la axila, si la piel de la zona enrojece o se arruga, si hay hinchazón de un brazo, y si el pezón secreta líquido o sangre. El dolor se presenta sólo algunas veces como una señal de alerta del cáncer.

De acuerdo al Ministerio de Salud, existen factores de riesgo que aumentan las posibilidades de padecer esta enfermedad. Tómelos en cuenta:

1. Ser mujer: el 99% de los casos se da en mujeres (hay que recordar que los hombres también pueden desarrollar cáncer de mama)

2. El riesgo aumenta con la edad: el 90% de las muertes se produce en mayores de 45 años.

3. Mujer portadora de mutaciones genéticas: genes BRCA1 ó BRCA2. También se asocia a un mayor riesgo de cáncer de ovario.

4. Mujeres con antecedentes personales de cáncer de mama u otra enfermedad benigna a la mama.

5. Antecedentes familiares por línea materna de cáncer de mama.
6. El riesgo es levemente mayor en mujeres de raza blanca.

7. Menarquia precoz anterior a los 12 años y menopausia tardía posterior a los 55 años.

8. Nuliparidad y/o primer parto después de los 30 años.

9. Uso prolongado de terapia de reemplazo hormonal combinada.

10. Obesidad, sobrepeso y/o una dieta alta en grasa.

11. Tabaquismo y consumo moderado o excesivo en alcohol.


A la vez, el Ministerio de Salud indica 4 factores de protección ante el cáncer de mama:

1. Lactancia materna por más de 6 meses

2. Practicar ejercicios aeróbicos al menos 3 veces por semana

3. Mantener alimentación saludable: Comer muchas verduras y fibras

4. Controlar el peso. Peso extra = Riesgo extra

Según datos del Minsal, una mujer muere cada 8 horas a causa de este mal.

El riesgo de contraerlo aumenta con la edad. Más del 85% de los casos nuevos y el 90% de las muertes se produce en mujeres mayores de 45 años. Es por esto que es muy necesaria su detección precoz. Para prevenir, se deben realizar el examen físico de mama (EFM) por un profesional especializado, el autoexamen de mama (AEM) y una mamografía.

Por esta razón, toda mujer debe estar atenta ante cualquier patología mamaria, y recordar siempre que lo óptimo es prevenir y consultar a un especialista.

 



Comentarios Ginecología

Ginecología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Ginecología


diseño de sitios web