Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2021-10-26

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Infecciones ginecológicas: cómo reconocerlas y evitarlas

Equipo SaludActual

 


Conozca causas y tratamientos de estas dolencias. 


 


Una de las razones más comunes por la que las mujeres acuden al ginecólogo es la aparición de enfermedades en los genitales. Estas ocurren cuando microorganismos como hongos, bacterias, parásitos o virus afectan la zona.

Las infecciones ginecológicas pueden ir desde un simple malestar a otros síntomas más graves que obliguen a la afectada a asistir al doctor de manera urgente. En ambos casos es recomendable acudir al médico para determinar qué infección las aqueja y cuál es el mejor tratamiento para combatirla.

¿Qué tipos de infecciones existen?

Las infecciones ginecológicas pueden clasificarse en cuatro tipos según la zona del aparato genital femenino en que se ubican:

-Vulvitis: La vulva es la piel suave afuera de la vagina, esta puede irritarse e inflamarse como consecuencia de infecciones, heridas o alergias. Estas irritaciones pueden ser ocasionadas por distintos factores como el uso de papeles higiénicos con colores o aromas, lavados vaginales fuertes, detergentes para la ropa, jabones vaginales o fricción, entre otros. Sus síntomas son principalmente la hinchazón de los labios vaginales y mucha comezón. Si la vulva se encuentra demasiado irritada incluso pueden aparecer ampollas.

-Vaginitis: Es cualquier inflamación que se localice en la vagina, principalmente en las paredes de ésta. Puede ocasionarse por bacterias, detergentes o falta de higiene en la pareja.

-Cervicitis: Es una irritación en la cervix y puede ser provocada por infecciones como la gonorrea, la clamidia o el herpes. Frecuentemente es confundida con la vaginitis. 
Sus síntomas son flujo purulento, dolor en la espalda, dolor pélvico y problemas urinarios.

-Enfermedad Inflamatoria Pélvica (PID): Esta enfermedad es ocasionada por bacterias que son también responsables de varias enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea y la clamidia. Debido a esta enfermedad pueden verse afectados el útero, las trompas de Falopio y/o los ovarios. Sus síntomas suelen ser dolor pélvico, dolor y sensibilidad en la parte baja del abdomen, fiebre, escalofríos, flujo vaginal fétido, náuseas y vómitos. Deben ser tratadas inmediatamente, ya que de lo contrario puede desarrollarse una infección crónica, además de una peritonitis e inflamación de las paredes abdominales.

¿De dónde provienen estas enfermedades?

Como hemos dicho anteriormente, las enfermedades al aparato genital se producen por microorganismos como hongos, bacterias, parásitos o virus que pueden provenir tanto de manera endógena como externa.

Por una parte, las infecciones que provienen de manera endógena son aquellas en que los microorganismos componen la flora habitual de la vagina, éstos bajo ciertas circunstancias pueden asociarse a una infección. En este tipo encontramos la Candidiasis vulvovaginal, la Vaginosis bacteriana y el Streptococcus-hemolítico.

Mientras que por otro lado, las infecciones por causa externa son aquellas que son provocadas por microorganismos que no son parte habitual de la flora vaginal y se transmiten de manera sexual. En ellas encontramos la Clamidiasis, Herpes genital, Gonococcia, Trichomoniasis, Sífilis, Mycoplasmosis, VIH y Papiloma Humano.

Formas de evitar las enfermedades ginecológicas

La vagina debe necesariamente tener un estado de acidez para que los microorganismos de su flora se encuentren controlados. Sin embargo, varios factores pueden formar un ambiente perfecto para el aumento excesivo de microbios que generen enfermedades ginecológicas.

Por eso, es necesario evitar algunas situaciones como mantener la ropa húmeda por largos períodos después de la piscina o de realizar ejercicio, los lavados vaginales frecuentes que terminan por eliminar la flora que protege el aparato genital, usar ropa interior demasiado ajustada o utilizar lubricantes ya que pueden provocar inflamación.

Además, es recomendable utilizar ropa de algodón, secar perfectamente la zona después del baño, limpiar la zona vaginal de adelante hacia atrás para evitar esparcir las bacterias hacia la vulva, utilizar agua tibia durante el lavado, usar preservativo durante las relaciones para evitar las enfermedades por trasmisión sexual y por supuesto mantener visitas periódicas al ginecólogo.

 

Carolina Roco.

 

SALUACTUAL recomienda los siguientes centros:

TRATAMIENTO DE INFECCIONES GINECOLÓGICAS EN GINESTÉTICA
Clínica de tratamientos cometoginecológicos y Cirigía Plástica en Chile

http://www.ginestetica.cl

 

 



Comentarios Ginecología

Ginecología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Ginecología


diseño de sitios web