Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2021-06-14

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Las afecciones ginecológicas más comunes

Equipo SaludActual

Conozca las dolencias femeninas frecuentes y su prevención.


A través de los años, las mujeres padecen una serie de enfermedades, siendo la mayoría de ellas de leve complejidad y detectables mediante un chequeo general.

Hay que considerar, además, que toda mujer ha sufrido o sufrirá alguna dolencia de este tipo en su vida. Así, las consultas por ardor, prurito, e irritación en la zona genital son bastante usuales en el consultorio ginecológico.

Así, existen situaciones que se repiten y se hacen comunes. Desde la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología, el Dr. Mauricio Cuello, miembro del directorio de la entidad, y profesor de medicina de la Universidad Católica, asegura que las principales enfermedades de esta clase corresponden a las infecciones vaginales, las alteraciones del ciclo menstrual, el dolor pelviano, y los problemas asociados a los métodos de planificación familiar, a la actividad sexual, a la fertilidad, y también por tumores en el aparato reproductor.

Las dolencias más frecuentes

Infecciones vaginales: Generalmente se producen por la acción de agentes irritantes, como los protectores diarios que permanecen sin cambio durante mucho tiempo, detergentes, jabones, etc. Cuando el problema avanza, aparecen infecciones genitales originadas por trichomonas, hongos del tipo cándida y la vaginosis bacteriana.

Para identificar las infecciones vaginales, hay que saber que se pueden manifestar de dos formas; con un aumento de flujo genital asociado a cambios en el color y olor de éste, y con picazón o ardor genital.

Alteraciones del ciclo menstrual: Son diversas y habituales. Se refieren a la ausencia de menstruación, irregularidades, cambios en de volumen (mayor o menor cantidad que lo usual), y dolor durante la regla, lo que se conoce como dismenorrea.

Así, las alteraciones de la frecuencia de la menstruación pueden deberse a alteraciones hormonales que determinen la no ocurrencia de ovulación, que puede desencadenarse por cambios bruscos de peso, stress, hipotiroidismo, o métodos anticonceptivos.

Dolor pelviano: El dolor agudo en esta zona puede ser ocasionado por tumores que se complican, un embarazo ectópico, una infección que afecta a los genitales, una infección urinaria, etc.

Por otra parte, el dolor pelviano crónico (que tiene una duración de más de 6 meses) es más difícil de diagnosticar. Puede ser un problema ginecológico, o tener origen en otros órganos, por ejemplo, ser de origen digestivo.

Problemas asociados a la vida sexual: Fundamentalmente, tiene relación con infecciones de transmisión sexual y disfunciones sexuales. Aunque ambas situaciones presentan síntomas, son de difícil detección, porque muchas veces las pacientes no se tratan, debido a la connotación social de estas dolencias.

Una infección se puede manifestar con flujo vaginal anormal, fiebre y dolor pelviano. Las disfunciones sexuales requieren la habilidad e intuición del ginecólogo para poder detectarlas.

Problemas relacionados con los métodos de planificación familiar: Dependiendo del método utilizado, se puede presentar baja del apetito sexual y alteraciones de la menstruación. Los dispositivos intrauterinos aumentan el riesgo de infecciones y afectan el volumen y ocurrencia del dolor con la menstruación.

Tumores originados en el aparato reproductor: Los tumores que aparecen en los ovarios y las trompas de falopio pueden ser reconocidos por la paciente, por un examen de rutina o por una ecografía.

Lo importante es que toda mujer se realice el examen de papaniculau para diagnosticar esta dolencia, ya que otros tumores, como el cáncer de cuello uterino, dan síntomas tardíos cuando se encuentran muy avanzados.

Problemas de fertilidad: Todo inconveniente de salud surge ante la incapacidad de concebir o de llevar un embarazo a término.


Para prevenir la mayoría de estas afecciones ginecológicas que se presentan con frecuencia en algún momento de la vida, es importante considerar algunas recomendaciones, como por ejemplo:


-Realizar aseo íntimo diariamente, solamente con agua o jabón neutro. Otros productos pueden alterar el pH y la flora vaginal.

-Usar ropa interior de algodón, y evitar prendas muy ajustadas y sintéticas.

-No aguantar las ganas de orinar, porque las bacterias crecen mucho más cuando la orina permanece en la vejiga.

-Preferir duchas a baños de tina.

-Ingerir al menos 1,5 litros de líquido al día, para eliminar bacterias del aparato urinario.

Finalmente, hay que recordar que la situación óptima para evitar estas enfermedades femeninas comunes, es consultar periódicamente al ginecólogo. De esta forma, se combaten las incomodidades y se previenen complicaciones de salud en el futuro.

 



Comentarios Ginecología

Ginecología
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Ginecología


diseño de sitios web