Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-09-20

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Nutrición en la tercera edad

Equipo SaludActual

Alimentarse bien puede optimizar su calidad de vida notoriamente.


Cuando las personas alcanzan la etapa de adulto mayor, el cuerpo y el organismo irremediablemente sufren un deterioro natural. 

No obstante, con una correcta nutrición es posible mejorar la calidad de vida, y reducir algunos malestares cotidianos. 

Así, dependiendo del nivel de actividad, patologías y estado físico, el adulto mayor debe seguir una dieta con un contenido calórico apropiado para sus necesidades.

De esta forma, en la alimentación tiene que haber un equilibrio entre grasas, proteínas e hidratos de carbono, además de un aporte de cantidades suficientes de vitaminas, minerales, una buena cantidad de fibra, líquidos, y calcio (para que el organismo lo asimile de forma óptima, se debe considerar exposición solar para que se forme la vitamina D necesaria para procesar el mineral).

Respecto este último punto, hay tener en consideración que -debido a la disminución del calcio en la edad avanzada- se producen varios problemas óseos, por lo que se requiere un consumo constante de lácteos como el yogurt, la leche, queso, quesillo, entre otros.

A la vez, a medida que pasa el tiempo, se reduce la producción de la saliva y las secreciones gástricas. Por esta razón, se tienen que evitar los alimentos irritantes y comer en porciones pequeñas, de tres a cuatro veces al día, para impedir la aparición de gastritis.

De la misma manera, surgen cambios en los sentidos de la vista, el oído y el olfato, siendo el gusto el más perjudicado. Esto se debe a una atrofia natural en las papilas gustativas, lo que hace necesario una buena presentación de los alimentos y el uso de especias para realzar el sabor de las comidas. 

Junto con perder el gusto, la sensación de sed se aminora. El agua es esencial para el buen funcionamiento de los riñones, evita la deshidratación, mantiene la temperatura corporal normal y ayuda a la digestión.

Por otra parte, los adultos mayores suelen tener el colesterol alto, por lo que es recomendable evitar las frituras y preferir hornear, hervir o cocinar a la plancha los alimentos.

La fibra también es un elemento importante. En vista de que con la edad la movilidad intestinal decae, es importante agregar al menú semanal productos integrales y cereales. 

 

Recomendaciones para el menú diario

Como ejemplo de una nutrición completa, el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta) propone el siguiente plan de alimentación diaria para el adulto mayor:

-2  a 3 tazas de leche o yogurt con poca grasa (un yogurt, un trozo de quesillo o una rebanada de queso reemplazan una taza de leche)

-1 presa de pescado fresco o en conserva, o pollo o pavo o 1 huevo (el día que coma legumbres o huevo, no necesita comer carne)

 -2 platos de verduras, crudas o cocidas

- 2 a 3 frutas o jugos de frutas naturales

-1 ½ a 2 panes, de preferencia batidos (marraqueta) o pan de molde

-1 a 1 ½ tazas de legumbres cocidas dos veces por semana. El resto de los días puede comer arroz, fideos, sémola o papas cocidas en cantidad moderada.

-Una pequeña cantidad de aceite para cocinar y aliñar las ensaladas

 -Muy poca azúcar

-6 a 8 vasos de agua

Además de incluir diariamente los alimentos en las porciones mencionadas, el Inta también ha hecho pública una serie de recomendaciones prácticas para la tercera edad, entre las que destacan:

-Disminuir el consumo de té y café, porque alteran el sueño y son diuréticos (contribuyen a la deshidratación).

-Si se consumen bebidas alcohólicas, se debe disminuir su ingesta a no más de una copa de vino tinto al día. El alcohol modifica el efecto de los medicamentos, aumenta el riesgo de accidentes, caídas, fracturas y eleva la presión sanguínea.

-Lavar los alimentos que contienen mayor cantidad de sal, como las aceitunas, atún en conserva, etc.

- Comer lento y masticar bien.

-Rallar o cocer verduras y frutas, y moler la carne si existen problemas para masticar.

-Reemplazar  las carnes rojas por legumbres, carne vegetal, huevos, jurel, salmón en conserva.

-Consumir de 1 a 2 huevos en la semana.

 

De todas maneras, hay que recordar que el estado de ánimo influye totalmente en la alimentación de la tercera edad. Es por eso que en la última etapa de la vida, factores como la depresión y el aislamiento pueden llevar a los adultos mayores a desnutrirse.

También, algunas enfermedades como la demencia senil, el Parkinson y el Alzheimer influyen en la nutrición, ya que es bastante común que los ancianos no se acuerden cuándo y cuánto comieron durante el día, o bien no son capaces de alimentarse por sí mismos.

Por consiguiente, en caso de presentar patologías, es de vital importancia contar con la opinión profesional de médicos y nutricionistas, ya que cada adulto mayor es un caso único y debe ser evaluado para que pueda consumir lo más óptimo para su dieta.

 



Comentarios Geriatría, Adulto Mayor

Geriatría, Adulto Mayor
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Geriatría, Adulto Mayor


diseño de sitios web