Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-11-15

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Relaciones Sexuales Programadas: ¿Un derecho o un privilegio?

Equipo SaludActual

La bendición más grande que anhela una mujer es el don de dar vida a un nuevo ser humano. Este nuevo ser estará dentro de ella durante nueve meses y se convertirá en el punto de unión definitivo de la pareja. 


Sin embargo, existen algunas ocasiones en que la fertilidad de las mujeres se ve alterada por distintas enfermedades o síndromes. En el peor de los casos esto genera infertilidad. Para combatirla, futuras madres se someten a diversos tratamientos científicos en los cuales se programa el coito sexual para tener más probabilidades de fecundar.

Un padecimiento muy común es cuando el ovulo mensual que se libera desde los ovarios no es constante, dolencia conocida como Disfunción Ovulatoria. Esto es producido principalmente por otro trastorno llamado Ovario Poliquístico, que es el aumento de los dos ovarios por la presencia de diversos quistes. 

Estas alteraciones se han convertido en la lucha de miles de damas en todo el mundo, generando que la ciencia ponga sus miras para crear la cura definitiva de la infertilidad. Es por esto que se han creado diversos procedimientos, dependiendo de la causa por la cual es imposible concebir una vida. 

Un tratamiento muy común es la maduración de ovocitos. Este tiene como finalidad preparar al ovocito para que sea fecundado a través de cambios fisiológicos durante la fase pre-ovulatoria, producidos por el alza intencional de la Hormona Luteinizante, que es la encargada natural de este proceso.

Otro tratamiento utilizado en estos casos es la estimulación ovárica, realizada generalmente a través de la inseminación artificial. Su propósito es realizar una ovulación múltiple ayudada por medicamentos hormonales. 

Pero sin duda alguna uno de los métodos más radicales es la inyección de hormonas gonadotropinas en el desarrollo de la estimulación ovárica. Estas se llevan a cabo todos los días y las secreciones escogidas son las FSH y HGM, ya que regulan de forma directa la reproducción femenina.

Pero a pesar de que estos métodos deberían ser un derecho para todas las mujeres, hay un obstáculo que impide que estos se lleven a cabo. Este es el alto costo monetario en que están evaluadas estas soluciones. 

En el servicio privado chileno, una terapia de baja complejidad cuesta alrededor de $2 millones, mientras que las más invasivas alcanzan los $3,5 millones. Es por esto, que dentro del presupuesto 2014 se ha implementado un programa llamado Pago Asociado a Diagnostico (PAD), el cual está en Fonasa y cumple con ayudar económicamente a costear los procedimientos de fertilización asistida de las personas de escasos recursos.

Actualmente, 350 parejas chilenas son infértiles. Para estas, existen 481 cupos para los métodos que requieren una mayor complejidad. La porción restante tendrá que seguir esperando obtener los beneficios que da el estado para poder generar sus propias familias.

Por Macarena Faunes Ponce



Comentarios Fertilidad

Fertilidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Fertilidad


diseño de sitios web