Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-06

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Dispareunia en el hombre: Como vencer el Dolor durante el sexo

Equipo SaludActual

Es común que esta disfunción se oculte por vergüenza o desconocimiento. Aquí derrumbamos el mito de que se trata de una enfermedad propia de la mujer.


La tendencia a evitar el sexo debido al dolor, es un argumento y un síntoma que recurrentemente se asocia al género femenino.

Lo cierto es que algunos hombres también sufren al verse imposibilitados de mantenerse activos en este plano cuando experimentan intensas molestias en los genitales. En algunas ocasiones, el problema llega a tal grado, que el interés por el sexo desaparece.

A pesar de que en los varones la dispareunia se presenta en un porcentaje menor que en las mujeres, eso no es motivo para despreocuparse, ya que los tratamientos existen.

Conocido también simplemente bajo el nombre de "dolor genital", puede afectar a los testículos, el área de la vejiga, el periné y el pene.

Tipos de dispareunia

Dependiendo del momento de aparición de la incomodidad, existen cuatro categorías:

  • Primaria: El coito siempre ha sido doloroso.
  • Secundaria (o adquirida): El dolor aparece de manera repentina.
  • Completa: El coito es doloroso en cualquier momento.
  • Situacional: Se experimenta dolor sólo en condiciones o circunstancias específicas.

Origen de la disfunción

Existen diversas razones por las cuales el hombre puede padecer molestias al tener relaciones sexuales, entre las que destacan causas anatómicas, infecciosas e inflamatorias y psicológicas.

Causas anatómicas:

Frenillo Corto: El problema surge cuando el frenillo (extensión del pliegue de tejido que une el prepucio con la cabeza del glande o parte superior del pene) es demasiado pequeño, lo que provoca que se lesione durante el acto sexual, generando fisuras, a veces sangrando, y produciendo un intenso dolor. Lo positivo es que tiene una solución muy simple, ya que se debe seccionar con cirugía la estructura que está molestando.

Fimosis: Consiste en la estrechez del prepucio (piel que recubre al glande). Esto dificulta su retracción o desplazamiento hacia atrás, provocando incomodidad.
Generalmente, se trata de una malformación congénita, y al ser descubierta por un pediatra, se corrige por medio de una circuncisión. Sin embargo, en algunos casos puede provocarse por retracciones traumáticas del prepucio, o por mala higiene. Esto debe ser corregido por un especialista, ya que si no se interviene, se padecerá mucho dolor cada vez que se intente realizar el coito, y pueden aparecer lesiones a lo largo del tiempo.

Enfermedad de Peyrone: En esta dolencia, el pene se curva hacia abajo o hacia un lado durante la erección, lo que puede resultar en una penetración dolorosa. Existen varios tratamientos, previamente descritos en Salud Actual, pero lo importante es que hay soluciones con resultados óptimos y siempre se debe consultar ante una desviación anormal del miembro.

Causas infecciosas e inflamatorias:

Epididimitis: El epidídimo es la vía por la que transitan secreciones testiculares hacia los vasos deferentes y conductos eyaculatorios. En este caso, esta "ruta" se inflama por infección de bacterias en la vejiga o uretra, lo que se refleja con dolor al eyacular, aunque también al orinar o defecar. Se trata con antibióticos, que se administran también a la pareja del paciente.

Enfermedades micóticas: Se refiere a la infección del pene por hongos, es bastante frecuente, y la produce un microorganismo que transmite la pareja sexual. Se detecta con pequeñas ronchas en el glande (a veces se extiende al resto del pene), que provocan comezón y dolor al tener relaciones sexuales. Se trata con antimicóticos que debe usar tanto el hombre, como la mujer.

Prostatitis: Consiste en la inflamación de la próstata, que es la glándula que produce parte del líquido seminal que protege a los espermatozoides. Al inflamarse, ocasiona un intenso dolor al eyacular. En el tratamiento se usan antibióticos prescritos por un especialista urólogo, o bien un médico general.

Uretritis: Se trata de la inflamación de la uretra, producida por bacterias y microorganismos. Es usual que provoque dolor durante el encuentro sexual, y después de él también. Es necesario administrar antibióticos y antimicóticos al afectado y su pareja, para evitar el contagio.

Causas psicológicas:

En algunas ocasiones, el hombre puede sentir molestias intensas durante el coito sin causas físicas que expliquen el problema. En estos casos, se trata de un aspecto psicológico que causa el malestar.

La dispareunia masculina que tiene este origen es la menos común de todas, pero existe. Es así como la disfunción sexual puede gatillarse a raíz de varios acontecimientos, como por ejemplo:

Abuso sexual o violación (generalmente en la infancia): Genera conflicto interno, negación de placer, sensación de culpa, miedo ante el sexo. Esto debe tratarse con sexólogo, psicólogo, o ambos.

Educación represiva: Nuevamente durante la infancia, la familia puede transmitir traumas, tabúes, prejuicios, culpas y visiones negativas hacia el sexo.

Otra posibilidad es que esta disfunción sexual se desarrolle producto de una homosexualidad reprimida, o porque el paciente presenta un cuadro de hipocondría.

El sexo debiera concebirse siempre como un acto placentero en la vida del hombre. Por esta razón, nunca hay que dejar de consultar cuando se presenten molestias inusuales en esta zona, ya que cada tipo de dispareunia tiene su solución. Sólo basta con asesorarse con profesionales y especialistas del área para retomar una vida normal y sin dolor.

 

 



Comentarios Disfunciones sexuales

Disfunciones sexuales
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Disfunciones sexuales


diseño de sitios web