Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-13

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Disfunción eréctil: La falta de erección, causas, diagnóstico y tratamiento

Equipo SaludActual

Disfunción eréctil: causas, diagnóstico y tratamiento: Aprenda a reconocer sus síntomas y conozca los métodos que existen hoy en día para solucionar esta afección.


En general, las disfunciones sexuales corresponden a enfermedades que perjudican un aspecto relevante de la vida del ser humano. En el caso de los hombres, la disfunción eréctil (DE) es una de las dolencias que más los afecta, tanto física como psicológicamente.

Primero que todo, es necesario recordar que el mecanismo de la erección comienza con estímulos que excitan al hombre. Luego, el cerebro actúa enviando impulsos nerviosos por medio de la médula espinal, que se traducen en una señal que finalmente llega a los genitales, provocando la formación de sustancias químicas y relajando los cuerpos cavernosos que posee el pene. Así, estos cuerpos se llenan de sangre y consiguen el levantamiento del miembro masculino.

Por lo tanto, la disfunción eréctil surge cuando hay incapacidad para alcanzar o mantener una erección firme y duradera que permita tener relaciones sexuales completas.

Esta dolencia se puede presentar en diferentes niveles y tipos, desde leve hasta grave. Por ejemplo, a veces se consigue una erección sin la fuerza suficiente para poder realizar una penetración; en otros casos simplemente se pierde; o bien el miembro definitivamente no se erecta.

Señales de advertencia

Para tener en cuenta, éstos son algunos signos que alertan de una posible disfunción eréctil:

•Dificultad para penetrar en distintas posiciones sexuales.

•Tardar más tiempo de lo usual para alcanzar una erección.

•Pérdida espontánea de la erección durante el acto sexual, o al hacer un cambio de posición.

•Problemas para alcanzar o mantener una erección en uno de cada cuatro intentos.

•Eyacular rápidamente o con una erección.

•Falta de erección, incluso con estímulos.

•Erecciones matutinas o nocturnas más esporádicas y menos rígidas.

•Erección con poca fuerza y firmeza para poder penetrar a la pareja.


Las causas del problema

Esta afección tiene dos posibles orígenes: psicológico y orgánico. En el primer caso, se trata de psicopatologías que incluyen culpabilidad sexual, temor anormal a la vagina o a la intimidad, baja autoestima y depresión, las cuales se pueden asociar con múltiples causas.

En cuanto al origen orgánico, la diabetes, la escasez de testosterona y la ingesta de drogas que alteran el comportamiento nervioso y cerebral, pueden provocar la disfunción eréctil. Además, la exposición a radioterapia (por ejemplo, en los tratamientos contra el cáncer) puede afectar el funcionamiento de la zona.

De la misma manera, las enfermedades vasculares, la hipertensión y el colesterol alto pueden generar trombos, impidiendo que la sangre llegue correctamente al pene.

Por supuesto, también los años son un factor que desencadena el problema. Un hombre de edad avanzada puede asumir esta nueva situación como normal, o bien acudir a un urólogo si desea seguir manteniendo relaciones sexuales óptimas.

Otras enfermedades o causas que generan esta disfunción son: estrés, ansiedad, arteriosclerosis, obesidad, tabaquismo, hipogonadismo, síndrome metabólico, consecuencia de algunos medicamentos de uso habitual, y cirugías pélvicas, entre otras. En algunas ocasiones, pueden ser varias dolencias asociadas.

Diagnóstico

Para diagnosticar la disfunción eréctil, es importante realizar una historia clínica, cuestionarios, pruebas y técnicas de radiología diagnóstica. Por lo general, se requiere lo siguiente:

•Hacer evaluaciones psicosociales.

•Realizar un examen físico dirigido.

•Conocer antecedentes médicos y sexuales del paciente.

•Realizar pruebas de laboratorio e imágenes.

Hay que destacar que es fundamental el papel que cumple el médico a la hora de realizar la historia clínica del paciente, ya que ahí se evalúan las posibles causas quirúrgicas, psicológicas o físicas que pueden estar ocasionando el problema.

Además, son necesarios análisis de sangre para medir algunos parámetros importantes, como los valores de testosterona, glucosa y hemoglobina glicosilada, entre otros. Estos datos ayuudan a confirmar el diagnóstico. También se pueden inyectar algunos fármacos en el pene, para evaluar la función de las venas que lo irrigan.

Tratamiento

Para quienes sufren la disfunción por causas psicológicas, muchas veces se indican técnicas o ejercicios específicos, junto con terapias con psicólogos que ayudan a mejorar el comportamiento sexual. En otras ocasiones, se recetan antidepresivos si es necesario.

En caso de que se trate de un problema físico, hay varios tratamientos que pueden llevarse a cabo, dependiendo de la gravedad de la dolencia, y de lo que estime conveniente el médico tratante.

Por una parte, existe la llamada terapia de sustitución o reemplazo con testosterona, si los niveles de esta hormona están muy bajos.

En segundo lugar, pueden indicarse fármacos inyectados directamente en el cuerpo cavernoso del pene. Con este procedimiento, se logra una erección en un lapso de 5 a 10 minutos, y puede mantenerse hasta por 60 minutos. No obstante, estas inyecciones pueden generar priapismo (erección prolongada y dolorosa).

También se recetan medicamentos como el Sildenafil, que provocan que el músculo de la zona se relaje, y por consiguiente aumente el flujo de sangre que llega al miembro masculino. Así, genera una erección total. Estas pastillas se dan en dosis de 50 mg y se ingieren de 30 a 60 minutos antes de la actividad sexual. Cabe destacar que sólo se consiguen bajo receta médica.

Sin embargo, los fármacos no alargan el tiempo de cada erección, sino que consiguen un esperma con erecciones de calidad durante las 24 o 36 horas en la que permanece activa la medicina en la sangre. Poseen efectos secundarios leves, como dolor de cabeza y rubor facial. De todas formas, los pacientes que siguen una terapia cardiológica no pueden tomar estas pastillas.

Si el problema persiste y no se resuelve con los tratamientos anteriores, se puede recurrir a los siguientes métodos:

•Dispositivo de vacío (Vacuum): aparatos que generan una erección aplicando vacío al pene.

•Prótesis de pene: son dispositivos de silicona o poliuretano muy sofisticados, de demostrada seguridad y éxito, que ayudan al paciente a obtener erecciones de la duración deseada.

•Supositorios peneanos: se utilizan las mismas drogas que generan erección por medio de inyecciones. Se aplican de forma similar a un 'supositorio', pero en el pene.

•Cirugía vascular: en esta intervención quirúrgica, se intenta devolver la circulación de sangre al pene cuando ésta ha sido dañada.

Por esta razón, es necesario siempre consultar al médico y enfrentar la disfunción eréctil con optimismo, ya que hoy en día se trata de un problema solucionable.

 

-----------------------------------------------------------

Centros relacionados al tema:

Tratamiento de la disfunción eréctil en Chile

GYCO CHILE

http://www.gyco.cl
Av. Apoquindo 3990, of. 701. Las Condes
Fono: +56 9 98438352
info@gyco.cl



Comentarios Disfunciones sexuales

Disfunciones sexuales
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Disfunciones sexuales


diseño de sitios web