Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-06

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Pie diabético, cómo prevenir complicaciones

Equipo SaludActual

Quienes padecen diabetes enfrentan este problema que, de no tratarse, puede derivar en la amputación de la extremidad afectada. Sin embargo, con un correcto cuidado y con control de la enfermedad, las heridas en el pie y su posterior infección se pueden mantener a raya.


 

 

Es importante tener claras las razones de por qué se producen las heridas del pie diabético para así comprender cómo podemos prevenirlas.

Primero, no necesariamente todos los diabéticos se enfrentan a esta compilación. Las heridas del pie diabético son provocadas por alteraciones de los vasos sanguíneos (angiopatía) y de los nervios (neuropatía), lo que se suma a una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos de las extremidades inferiores.

La piel del paciente con diabetes es muy sensible a los traumatismos, sobre todo el talón y las prominencias óseas. Por esto, es normal que sufran lesiones y que estas transcurran sin dolor, agravando los daños y necesitando la ayuda de un especialista.

Hay que tener presente que sólo un 6% de los diabéticos que desarrollan una úlcera en el pie deben ser hospitalizados debido a una infección u otra complicación relacionada con la úlcera.

¿Cómo se forman las úlceras del pie diabético?

Las heridas se forman debido a una combinación de factores. Entre ellos se encuentra la falta de sensibilidad en el pie, deformaciones, irritación, traumatismos y mala circulación.

Así también influye el tiempo que el paciente ha padecido diabetes, ya que quienes tienen esta enfermedad por muchos años presentan mayores posibilidades de sufrir neuropatía, perdiendo la sensibilidad en los pies como consecuencia de un daño nervioso provocado por la hiperglucemia, es decir, por altas concentraciones de glucosa sanguínea.

De la misma forma, las enfermedades vasculares pueden complicar las heridas en el pie y reducir las posibilidades de cicatrización, aumentando el riesgo de una infección.

Las úlceras de pie diabético se clasifican según el grado de gravedad en:

 

  • Grado 1: Úlcera superficial que no llega a afectar a los tejidos profundos.
  • Grado 2: Las heridas llegan hasta los tendones, la cápsula articular y los huesos.
  • Grado 3: Presencia de absceso, osteomielitis, osteoartritis y tendinitis.
  • Grado 4: Inicio de la gangrena o gangrena localizada.
  • Grado 5: Gangrena extendida en todo el pie. 

 

¿Quién puede padecer las heridas de pie diabético?

Tienen mayor riesgo las personas que usan insulina, como los pacientes que sufren de nefropatía diabética, retinopatía diabética o cardiopatía diabética.
Asimismo, tienen más posibilidades aquellos pacientes con diabetes que tienen rasguños en los pies, dolor muscular, problemas de la visión, piel seca y frágil.

Por otra parte, el sobrepeso, el consumo de alcohol y tabaco son factores que inciden fuertemente en la aparición de úlceras en el pie.

Tratamientos y cuidados

Lo fundamental en el tratamiento de estas heridas es tener claro que el objetivo es que la cicatrización sea lo más pronto posible, ya que de esta rapidez dependerán las posibilidades de desarrollar o no una infección.

Frente a una herida, lo recomendable es ir directamente con un podólogo. Si este diagnostica la existencia de una infección, el paciente deberá seguir un programa de tratamiento que contará con antibióticos y, en casos graves, hospitalización.

Dentro del tratamiento del pie diabético será fundamental quitar presión en la zona. A esta acción se le conoce como "descarga". Además, se deben aplicar los medicamentos y apósitos sobre la úlcera, y controlar la glucemia.

Si la herida no requiere de hospitalización, se recomienda mantenerla bajo estricto cuidado conservándola limpia y vendada, aseándola diariamente usando un apósito y evitando caminar descalzo.

La prevención ante todo

Si bien es cierto que cuando logran tratarse de manera adecuada no todas las heridas de pie diabético derivan en hospitalización y amputación, la prevención de estas heridas será fundamental para evitarlas en el futuro.

El paciente diabético debe examinar a diario sus pies con el propósito de descartar lesiones o callosidades, mantener las uñas cortas, estar alerta a la presencia de hongos, utilizar el calzado adecuado, no caminar descalzo y visitar al podólogo regularmente.

A la vez, el paciente tiene que mantener una adecuada higiene, lavando sus pies con agua y jabón todos los días, secando los espacios entre los dedos para evitar la aparición de hongos, y limando las callosidades.

Igualmente, debe evitar todos los factores de riesgo manteniendo control de la presión arterial y los niveles de glucemia. También se deben eliminar el sedentarismo, el alcoholismo y el tabaquismo.

 

----------------------

Más información sobre
Tratamientos pie diabetico
en curandoheridas
2341 1820 / 2341 5906
contacto@curandoheridas.cl
Salvador 149 of. 401. Providencia

sitio web : http://www.curandoheridas.cl

 



Comentarios Diabetes

Diabetes
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Diabetes


diseño de sitios web