Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-13

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Cuidados durante el embarazo: La diabetes gestacional

Equipo SaludActual

Son muchos los cuidados que se deben tener durante el embarazo, sobre todo aquellos que involucran la diabetes gestacional. Actualmente, entre el 2% al 5% de las mujeres embarazadas desarrolla esta enfermedad. A continuación le enseñamos cómo reconocerla y los cuidados que involucra.


La diabetes es una enfermedad crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad para producir la cantidad suficiente de insulina que requiere o para utilizarla de manera eficaz.

Quien padece esta enfermedad no absorbe la glucosa de manera adecuada, razón por la que ésta queda circulando en la sangre, lo que se conoce como hiperglucemia. En consecuencia, provoca un daño progresivo de los tejidos y, por ende, un deterioro de la salud.

En la actualidad, se reconocen tres tipos de diabetes: Diabetes tipo 1, tipo 2 y gestacional. Esta última ocurre cuando suben los niveles de azúcar en la sangre durante el embarazo, pero que sólo ocurre durante esta etapa. Estos niveles vuelven a la normalidad tras el alumbramiento.

¿Cómo se produce la diabetes gestacional?

Esta dolencia se presenta generalmente en el segundo o tercer trimestre del embarazo. Normalmente los seres humanos liberamos insulina, la que permite asimilar el azúcar y convertirla en energía. Finalmente el exceso de azúcar que el cuerpo no necesita se almacena como grasa.

Sin embargo, durante el embarazo el estrógeno y otras hormonas provocan resistencia a la insulina. Es decir, su cuerpo requiere mayor producción de ésta para mantener la glucosa tal como cuando no se estaba embarazada.

De no generar los niveles suficientes de insulina se desarrollará diabetes gestacional y los niveles de azúcar en la sangre serán demasiado altos, provocando diversos efectos tanto en la mujer como en el bebé.

Si tras el nacimiento del bebé la diabetes continúa, es probable que la enfermedad existiera con anterioridad y fuera descubierta debido al embarazo, por lo que requerirá tratamiento.

¿Quien tiene más riesgo de padecer esta enfermedad?

Las posibilidades de tener diabetes gestacional aumentan si tiene más de 25 años al momento de quedar embarazada o posee antecedentes familiares de diabetes.

Asimismo, si se tiene hipertensión arterial, colesterol elevado, demasiado líquido amniótico, ha tenido un aborto espontáneo o sobrepeso antes del embarazo, el riesgo es mayor.

De igual modo, puede influir la carencia de actividad física.

Síntomas para estar atentos

Es común que la diabetes gestacional no provoque síntomas extremadamente notorios.

Sin embargo, los altos niveles de azúcar en sangre pueden venir de la mano con tener más sed de la habitual, sentir necesidad de orinar más a menudo y cansancio.

Si presenta alguno de estos síntomas, aunque se asocien al embarazo, es recomendable consultar a su médico quien le realizará los exámenes respectivos para para ver si generó el mal o tiene riesgos de tenerlo durante su embarazo.

Los exámenes para detectar esta afección consisten principalmente en extraer muestras de sangre luego de beber una bebida azucarada, con esto se podrá observar la forma en que su cuerpo procesa el azúcar.

Tratamiento

Seguramente, se deberá realizar mayor cantidad de controles que aquellas mujeres que no padecen la enfermedad.

El tratamiento de la diabetes gestacional consiste, principalmente, en mantener los niveles de azúcar en su sangre en normalidad. Para esto, será necesario medirla regularmente. Deberá aprender a realizarse la prueba y su médico le indicará la frecuencia con la que debe hacerla.

Otros cuidados están asociados a cambios en la dieta y en la actividad física. Deberá realizar ejercicio con regularidades para evitar contraer diabetes tipo 2 en el futuro. Se recomienda que haga al menos 30 minutos al día de una actividad que produzca fatiga leve.

En cuanto a la dieta, se recomienda incluir gran cantidad de carbohidratos como pan, pastas integrales, avena, arroz integral, papas, lentejas y porotos en sus comidas. Con este tipo de comidas podría mantener su nivel de energía sin tener que aumentar el nivel de azúcar en la sangre.

Asimismo, coma proteínas magras como pollo, pavo y atún al agua. En cuanto a los pescados, intente comer dos porciones por semana. Además agregue a diario al menos cinco porciones de frutas y verduras.

Como imaginará, debe limitar la cantidad de alimentos ricos en azúcar, sal y grasas, como las bebidas gaseosas, los jugos de frutas y los pasteles.

Uso de medicamentos

Algunas mujeres no pueden controlar la diabetes mediante dieta o ejercicio por lo que necesitarán de medicamentos o inyecciones de insulina.

El médico le recomendará medicamentos si no nota cambios y continúa con problemas para controlar el azúcar, luego de dos semanas realizando dieta y deporte.

Hay pastillas como la Metformina que tienen muy buenos resultados reduciendo la glucosa. Sin embargo si éstas no son efectivas se le recetará insulina, la que deberá inyectarse.

¿Qué complicaciones puede traer esta enfermedad?

En el caso de la madre, las complicaciones pueden incluir hipertensión arterial durante el embarazo, exceso del líquido amniótico que rodea al bebé, parto prematuro o problemas durante el nacimiento que impliquen realizar una cesárea.

Además, aumenta las posibilidades de que en futuros embarazos también padezca esta enfermedad o de desarrollar diabetes tipo 2.

Por otro lado, la hiperglucemia durante su embarazo puede provocar que el bebé crezca más de lo habitual. Esto porque el nonato no utiliza el exceso de azúcar que se almacena como grasa en su cuerpo.

Existe un riesgo levemente mayor de que su niño o niña tenga ictericia, la cual es muy común en todos los recién nacidos. Ésta es provocada por la acumulación de bilirrubina en la sangre.

Por otra parte, si su pequeño nace prematuro, existe más posibilidad de que padezca el síndrome de dificultad respiratoria, debido a que los pulmones son más inmaduros como consecuencia de los altos niveles de azúcar durante su desarrollo.

Esta afección puede derivar en otras complicaciones para su criatura, como hipertensión arterial e infecciones. Además, su hijo presentará el riesgo de tener diabetes cuando crezca.

¿Qué sucede tras el nacimiento?

Luego de dar a luz a su hijo, se examinarán a ambos los niveles de glucosa.

Algunos doctores recomiendan que tras el nacimiento se amamante al bebé dentro de los 30 minutos. Esto para asegurar que la glucosa se mantenga en un nivel seguro. Luego, se debe dar pecho cada dos o tres horas.

Por otro lado, podrá dejar los medicamentos que estaba tomando durante el embarazo. A los seis meses deberá realizarse una prueba para verificar que el azúcar en su sangre se encuentra normal. Si esto no es así, corre el riesgo de desarrollar diabetes.

 

 

Carolina Roco.

 

 



Comentarios Diabetes

Diabetes
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Diabetes


diseño de sitios web