Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-06-27

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Injertos y Colgajos: Solución definitiva a las Escaras

Equipo SaludActual

Este tipo de cirugía es efectiva siempre y cuando se lleven a cabo de manera correcta sus periodos pre y postoperatorios.


Con el hallazgo de cadáveres momificados comenzó el estudio de la aparición de escaras o Úlceras por Presión (UPP), situando esta patología como uno de los problemas de salud más antiguos. Sin embargo, en la actualidad aún es objeto de estudio.

Las UPP son heridas que se producen en la piel, a causa de una prolongada y excesiva presión y/o roce ejercido en lugares donde sobresale nuestro sistema óseo. Esta situación impide el flujo normal de nuestro sistema sanguíneo, provocando una mal nutrición en el cutis. Es importante aclarar que la aparición de escaras puede producirse en cualquier posición del cuerpo, no sólo recostado.

Aquellos pacientes que se encuentran inmovilizados u hospitalizados durante un largo periodo de tiempo son afectados por esta enfermedad, en especial quienes permanecen en Unidades de Cuidado Intensivo. Con mayor frecuencia los ancianos que superan la edad de 70 años, lo que no excluye a pacientes jóvenes, pues este rango también puede presentar escaras cuando sufren lesiones en la médula espinal. 

Existen otros factores que pueden facilitar la aparición de UPP, como la humedad, incontinencia urinaria, edemas, cortes, desnutrición y presencia de bacterias en la zona de constante roce.

También existen algunas enfermedades con tendencia a generar Ulceras Por Presión. En Estados Unidos se realizó un estudio sobre el tema, el cual determinó en primera posición a las enfermedades cardiovasculares (41%), luego las de tipo neurológicas (27%) y por último, enfermos con patologías traumatológicas (15%).

Antes de intervenir quirúrgicamente las escaras, es necesario realizar un diagnóstico de las condiciones corporales y psicológicas del paciente, donde se requieren profesionales de diferentes especialidades médicas para determinar su estado nutricional, posibles infecciones, estado mental y de la presión, entre otros. El éxito de la operación y los cuidados postoperatorios dependen de estos resultados.

Tipos de operación

De acuerdo a la ubicación y clasificación de una Úlcera Por Presión, se destina un determinado tipo de intervención operatoria. Para aquellas que son del tipo superficial y de tamaño pequeño, es posible cerrarlas inmediatamente con Injerto, pero con el riesgo que pueda volver a generarse.

El médico cirujano, José Luis Monárdez, aconseja cicatrizar las heridas superficiales con dermobrasión porque es menos agresivo. "Lo que pasa es que son situaciones diferentes, o sea, su vas a tratar una Úlcera Por Presión sí o sí con injerto porque este tipo de heridas son grandes y de mucho impacto, pero aquellas heridas que no generaron mucho daño se puede emplear otro tipo de tratamiento", aclaró.

Aquellas UPP con mayor profundidad y tamaño, es posible emplear Colgajos Dermograsos. Éste es un tipo de transporte de piel desde un área dadora hasta una receptora, conectando entre éstas su tejido circulatorio o venoso. Que sea de tipo Dermograso, quiere decir que rellena la zona afectada con una capa de piel, que va unida a una cantidad determinada de aponeurosis (membrana que une al músculo con la piel).

Para este tipo de escaras también se pueden utilizar Colgajos Fasciocutáneos, una cirugía fácil e inmediata que consiste en retirar una superficie delgada de nuestro sistema vascular, el cual es destinado al área debilitada. Se utiliza especialmente donde exista una concentración de tendones.

Los Colgajos Musculares son de carácter simple, ya que rellenan adecuadamente aquellas escaras profundas utilizando solamente tejido muscular. No así los Colgajos Miocutáneos, que además de incluir una parte de músculo, también incluyen piel.

Cuidados postoperatorios

Luego de efectuar el Injerto o algún tipo de Colgajo en el paciente, éste requiere atender una serie de condiciones y cuidados por un periodo prolongado de tiempo. Como por ejemplo, corregir su posición de descanso alternadamente, ya que permanecerá 21 días en reposo absoluto. 

La posición ideal del paciente es acostado boca abajo con piernas y brazos estirados, sus palmas mirando hacia el cielo, al igual que la cara inferior de sus pies. Esta posición debe variar cada dos horas con la de tipo lateral, es decir, recostado de lado.

Se debe sumar un monitoreo de los músculos del paciente para evaluar sus condiciones, además de la ingesta de relajantes. La misma atención se requiere para su presión arterial y flujo sanguíneo, ya que es recurrente que ocurra alguna perdida de sangre, debiendo reponerla con urgencia.

Durante las primeras 24 horas luego de realizar la intervención quirúrgica, será necesario evaluar la vitalidad del Colgajo o Injerto con el fin de evitar la aparición de hematomas o Venostasis, que corresponde a la circulación lenta de la sangre. La utilización adecuada de apósitos también es necesaria para mantener higienizada la herida, así como también la aplicación de drenajes durante 10 días.

Si los resultados obtenidos son satisfactorios y el proceso de recuperación ha sido normal, se procederá a realizar un ejercicio de presión sobre el área operada cada 15 minutos. Este tiempo deberá aumentar hasta realizar la presión sin ningún problema durante dos horas, una vez que ya hayan transcurrido 6 semanas después de la intervención quirúrgica.


SALUACTUAL recomienda los siguientes centros:

CIRUGÍA PLÁSTICA EN CLÍNICA GINESTETICA
Cirugia Plástica, Estetica en Santiago, Chile
BlefaroplastÍa en Chile, aumento mamario,abdominoplastia, rejuvenecimiento facial, lipoaspiración

http://www.ginestetica.cl


Comentarios Cirugía Plástica

Cirugía Plástica
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Cirugía Plástica


DIRECTORIO MEDICO
CONSULTAS

diseño de sitios web