Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-06-18

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Mamoplastia de Reducción: una opción que beneficia salud y autoestima

Equipo SaludActual

Molestias en la parte superior de la espalda, estrías en los senos, problemas respiratorios y la incomodidad de realizar ejercicios bruscos son algunos de los inconvenientes con los que debe lidiar una mujer con busto excesivamente pronunciado.


La disminución mamaria es una técnica de cirugía plástica con fines estéticos y a la vez reconstructivos. Generalmente, éste procedimiento se aplica a mujeres que tienen un volumen excesivo de mamas, lo que les provoca molestias físicas y psicológicas. En menor medida también afecta a hombres.

Esta técnica es conocida como Mamoplastia de Reducción y elimina el tejido graso, exceso de piel y la corrección del tamaño, así como también la forma del pezón, si es necesario. Entre las causas físicas que motivan a una persona para acudir con un especialista, se presentan constantes molestias en la parte superior de la espalda, el cuello o los hombros, lo que trae como consecuencia dolor por una mala postura. También se producen estrías en los senos y puede haber problemas respiratorios.

Además de estas molestias, están presentes otros inconvenientes en la vida diaria, como la incomodidad de realizar ejercicios bruscos, ya que esto produce dolor y molestia en el busto. En cuanto a la parte psicológica, las personas que tienen un busto excesivamente pronunciado suelen tener problemas de autoestima, ya que son foco de constantes burlas e improperios. Esto las lleva a sentirse avergonzadas y suelen tener traumas con la sexualidad, ya que sienten inseguridad con su cuerpo y un tamaño mamario que no coincide con el ideal de belleza occidental imperante.

Para realizar una Mamoplastia de Reducción, el médico debe analizar una serie de variables que podrían modificar el resultado del tratamiento. Entre los factores está la edad, tamaño y forma de las mamas, así como también las condiciones de la piel del paciente. El médico solicitará una Mamografía o Ecografía para analizar el estado del tejido mamario a operar.

Asimismo, se investiga la historia médica del paciente, para ver si existen problemas con determinados medicamentos que podrían ocasionar alergia o rechazo. También se analiza si hay historia familiar con cáncer de mama, así como también los hábitos de vida de la persona.

El perfil del paciente que se quiere realizar una Mamoplastia Reductiva debe ser idealmente una persona con peso normal, en buen estado de salud físico y mental. Además, se recomienda operar una vez que el paciente haya completado su madurez y desarrollo sexual.

Esta cirugía no está recomendada para personas que padecen alcoholismo, adicción a estupefacientes y fumadores, ya que el abuso de estas sustancias hace que la cicatrización de las heridas posoperatorias sea mucho más lenta, pudiendo esto ser un potencial riesgo.

Una vez realizado el diagnóstico preoperatorio, se realiza un estricto procedimiento de vigilancia de los signos vitales durante la cirugía, el cual monitorea la anestesia general a través de un seguimiento electrocardiográfico, la saturación de sangre, tensión arterial y respiratoria.

La cirugía consiste en la extirpación de parte grasa y tejido mamario, además de piel sobrante, para finalmente reubicar el pezón. La operación dura desde 2 a 4 horas y depende del volumen y forma del pecho operado. Los puntos de sutura suelen ser la parte del procedimiento que más tiempo demora, ya que se debe asegurar que no hay sangrado interno, buscando reducir marcas en la piel. El paciente deberá permanecer en observación entre 24 y 48 horas en caso que presente complicaciones y para controlar su evolución.

Al final de la operación se coloca un vendaje adhesivo en el área operada, que tiene por objetivo evitar que se acumule sangre y líquido, además de ayudar con su cicatrización y deshinchazón. Los puntos se retiran a los diez días y la cicatrización aunque sea buena, no borra las marcas, solo las atenúa.

"Las cicatrices de una Mamoplastía de reducción son las mismas para el aumento mamario, por eso digo que estas cirugías son casi las mismas, pero la diferencia es que en una quitas glandula y en la otra insertas implante", aclaró el médico especialista en medicina estética, José Luis Monardez.

El paciente puede retomar sus actividades diarias pocos días después de la intervención y seis semanas después, ya puede realizar actividades deportivas y retomar su vida sexual. Algunas posibles complicaciones de la operación son la dificultad de cicatrización, hemorragia postoperatoria (totalmente controlable) y la asimetría en el resultado de los pechos.

Marisa Muñoz


SALUACTUAL recomienda los siguientes centros:

CIRUGÍA PLÁSTICA EN CLÍNICA GINESTETICA
Cirugia Plástica, Estetica en Santiago, Chile
BlefaroplastÍa en Chile, aumento mamario,abdominoplastia, rejuvenecimiento facial, lipoaspiración

http://www.ginestetica.cl


Comentarios Cirugía Plástica

Cirugía Plástica
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Cirugía Plástica


DIRECTORIO MEDICO
CONSULTAS

diseño de sitios web