Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-15

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Incontinencia urinaria: enfermedad de impacto corporal y psicosocial

Equipo SaludActual

Existen fármacos de tipo anticolinérgicos que sirven para controlar la vejiga hiperactiva. Pero cuando el problemas es más grave y los medicamentos ya no son efectivos, es necesario pensar en la posibilidad de someterse a cirugía.


Como incapacidad para contener la orina, se define la condición de incontinencia urinaria, caracterizada como un problema de salud que tiene impacto psicosocial y afecta la vida diaria de las personas. Esta condición tiende a debilitar el músculo del esfínter que controla la uretra y sus afectados pueden ser hombres, como también mujeres. En ellas suele provocarse por la debilitación en su suelo pélvico.

Sin embargo, este debilitamiento es bastante común en por lo menos el 50% de todas las mujeres, ya que según el especialista en Uroginecología y Cirugía Plástica Ginecológica, Jack Pardo, comenta que toda mujer alguna vez en su vida sufrirá de este tipo de desfunción. Debido a experiencias de estrés por las que debe pasar el órgano reproductor femenino, como el parto.

Origen

Cualquier movimiento brusco, como hacer deporte, reírse e incluso agacharse o toser, puede provocar la pérdida de orina. El esfuerzo físico, aunque sea leve, genera un aumento de la presión en el abdomen y provoca presión en la vejiga. 

Tal como lo explicó Jack Pardo, en la mujer es común que suceda este problema y con mayor tendencia durante el embarazo, ya que el crecimiento del feto provoca pérdida de elasticidad y tensión en el suelo pélvico, por lo que la vejiga y la uretra están más presionadas. 

Entre las razones que producen incontinencia urinaria también se encuentran las de origen neurológico, el debilitamiento de los órganos por la vejez, la etapa postmenopáusica, la presencia del virus de Condiloma,  quistes renales y cistitis, entre otros. 

Para establecer un diagnóstico certero, hay que investigar los factores internos y externos que podrían estar afectando las vías urinarias. Los principales exámenes que se realizan para detectar este problema son: análisis de sangre, radiología simple al abdomen, urografía intravenosa, ecografía vesioprostática y estudios urodinámicos.

Medicamentos, una solución momentánea

Actualmente, existe medicación para controlar la incontinencia urinaria. Estos medicamentos se pueden emplear solos o combinados. Los más recurrentes son fármacos de tipo anticolinérgicos, que sirven para controlar la vejiga hiperactiva. Algunos de ellos son la Oxibutinina, Tolterodina y Vesicare, entre otros. 

Cuando la incontinencia es más grave, el médico puede proceder a operar, pero es necesario distinguir entre un paciente femenino y masculino, ya que la cirugía, como la patología, se desarrollan de manera distinta en ambos casos. 

En el hombre hay diversas formas de tratar la Incontinencia Urinaria, que van desde el uso de fármacos hasta la aplicación de dispositivos externos. Éstos últimos se sitúan alrededor del pene y aprietan suavemente la uretra, frenando la salida involuntaria de orina. En caso que la incontinencia sea de carácter más grave, se puede realizar una cirugía de próstata, que consiste en posicionar un implante de esfínter, el cual eleva la posición original de la uretra. 

Es muy parecido a lo que antiguamente se realizaba con la cirugía de Cabestrillo y las estadísticas indican que un 80% de los hombres que se realizan esta intervención obtienen buenos resultados. También se ha comprobado que la inyección de Bótox en el músculo de la vejiga o en su esfínter es muy útil para reducir la incontinencia urinaria. 

Cirugia Femenina

Para las mujeres, algunas de estas intervenciones quirúrgicas son la Sling Suburetral, que consiste en situar una cinta de suspensión en la uretra cuando ésta se ha desplazado, otorgando un apoyo a la vejiga. El tamaño de las incisiones es mínimo y las cintas pueden ser de dos tipos: Suprapubica o Tension Free Vaginal Tape (TVT) o Transobturadoras (TOT). Por medio de esta última, el ingreso de las cintas es por la parte interna de los muslos.  

Este procedimiento antiguamente se llamó Cabestrillo. Por otro lado, tenemos la cirugía de Colposuspensión, también llamada “de Burch”. Consiste en levantar el cuello de la vejiga a través de la realización de puntos en una de las paredes vaginales y tejidos pélvicos. Éste procedimiento puede realizare mediante un corte pequeño en el abdomen o con Laparoscopia. 

Rejuvenecimiento Vaginal

Los avances en materia medicinal han permitido al área ginecológica, la creación de una cirugía que además de ayudar a mejorar el control de la orina en la mujer, permite otorgar solución al aspecto visual o externo de su vagina. Su nombre es Cirugía de Rejuvenecimiento Vaginal, traída al país por Jack Pardo, el especialista en Uroginecología y Cirugía Estética que nombramos al inicio de este artículo.

“Las pacientes buscan este tipo de solución no solamente por el tema funcional, sino que cuando les afecta en este ámbito, también va de la mano el complejo estético”, explica el especialista que se formó en EE.UU con el creador de esta cirugía, David Madlock.

Como posibles adversos comunes de las operaciones para Incontinencia Urinaria, tanto femenina como masculina, se encuentra la irritación y enrojecimiento de la uretra, ardor, la presencia de infecciones y un leve retraso para volver a controlar la retención de orina. 

Marisa Muñoz y Daniela Araya


SALUACTUAL recomienda los siguientes centros:

CIRUGÍA PLÁSTICA EN CLÍNICA GINESTETICA
Cirugia Plástica, Estetica en Santiago, Chile
BlefaroplastÍa en Chile, aumento mamario,abdominoplastia, rejuvenecimiento facial, lipoaspiración

http://www.ginestetica.cl


Comentarios Cirugía Plástica

Cirugía Plástica
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Cirugía Plástica


DIRECTORIO MEDICO
CONSULTAS

diseño de sitios web