Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
Viernes 24 de Febrero de 2017

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

HIpo durante el embarazo

Equipo SaludActual

Hipo durante el embarazo: Saltos pequeños en el vientre son completamente normales desde el tercer trimestre de embarazo. Y es que, nuestros pequeños también sufren hipo durante el tiempo en que se encuentran en el vientre de mamá. ¿Cómo reconocerlo? ¿Es dañino para mi niño o niña?  Son algunas de las respuestas que puedes encontrar aquí.


Por Carolina Bustamante Cornejo

Desde los seis meses podemos decir que nos encontramos en “tierra derecha” para culminar la dulce espera de nuestro bebé. Con un pequeño o pequeña que crece en nuestro vientre y que se mueve a cada paso que damos suelen aparecer ciertos temores nuevos e incluso más intensos. ¿Nacerá bien? ¿Existirá alguna complicación a futuro? ¿Será necesario una cesárea? Son algunas de las múltiples dudas que rondan nuestras cabezas. Por ello, cualquier movimiento diferente puede ser tomado como una señal de alerta.

Este es  el caso de los pequeños espasmos que a estas alturas sentimos en nuestro vientre, que no son otra cosa que un acto reflejo que todos conocemos. Se trata del Hipo.  Pero ¿Cómo es posible que un ser tan pequeño lo sienta? Pues bien, tomemos nota.

Efectivamente, nuestro pequeño bebé sufre de hipo dentro del útero y esto se debe a una inmadurez neurológica del nuevo ser.  Se trata de contracciones en el diafragma que permiten ejercitar la respiración en el feto, la que luego de nacer se transformará en un reflejo residual del proceso. Podemos nombrarlo como un entrenamiento, en que el diafragma del pequeño realiza el movimiento que hará más adelante para respirar, al momento del término del embarazo, fecha en que sus pulmones estarán desarrollados.

Es común que este reflejo se presente desde el mes número seis, no obstante puede aparecer antes pero resultan ser imperceptibles para la madre debido al tamaño reducido del pequeño. Puede que cada episodio dure algunos segundos e incluso puede llegar a durar hasta 30 minutos y en algunos casos no se presenta.

Es muy importante tener claro que esto no se trata de un trauma o daño para el pequeño, por ende no es necesario realizar ejercicios de respiración para que estos cuadros cedan. Incluso, algunos especialistas señalan en que el aguantar la respiración o beber mucha agua pueden causar mayores molestias. No obstante, si es que estos instantes generan demasiada incomodidad para la madre, se sugiere consultar al médico de cabecera que recetará antiespasmódicos para aminorarlas.

Un dato importante, es que si tu pequeño tiene mucho hipo en el vientre, probablemente lo tendrá con frecuencia una vez nacido.

Posibles complicaciones

Toda madre puede diferenciar con claridad los movimientos normales de su pequeño de los generados por hipo, ya que este último produce golpes rítmicos y constantes. Y aunque a priori no hay necesidad de preocuparse, si es que en algún caso la mujer nota un cambio sustancial en la frecuencia y cantidad de este reflejo es importante realizar las consultas pertinentes al médico de cabecera.
En algunos casos, bastante aislados, es posible que este incremento tenga que ver con un cordón umbilical comprimido o que éste se encuentre envolviendo al bebé.  En este sentido, el profesional a cargo podrá revisar el flujo de sangre con un ultrasonido, con el fin de remediar cualquier tipo de complicación.



Comentarios Maternidad

Maternidad
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Maternidad


diseño de sitios web