Salud Actual
ENCUENTRANOS EN:
Viernes 28 de Noviembre de 2014


Natalie Becerra López

Extracción de comedones: Termina con las espinillas y los puntos negros.

Natalie Becerra López
Cosmetóloga-Esteticista
Fontboté

El exceso de grasitud puede provocar estragos en nuestro rostro. En SaludActual te entregamos excelentes consejos para que tu cutis no sea blanco de puntos negros y espinillas


 



Las mujeres somos pretensiosas por naturaleza. Todos los días del año tenemos una rutina, por pequeña que sea, que ayuda a vernos lindas y a sentirnos bien con nosotras mismas. Técnicas de maquillaje y métodos para lucir un cutis terso y suave son prácticas que nos desvelan.

Cuando los comedones, es decir, las espinillas, puntos negros y exceso de grasitud, se apoderan de nuestro rostro, las rutinas de belleza pueden transformarse sencillamente en un caos. 

Los comedones se forman por la acumulación de sebo y células muertas, apareciendo principalmente en la cara. Cuando estos aún están abiertos se ven como puntos negros y cuando están cerrados se ven blancos o rojizos. Esa condición se denomina “acné comedoniano”, es un tipo de acné leve y no produce en secuelas permanentes.

El tratamiento más común para elminar los comedones es la extracción de ellos. Como primer paso, se realiza un análisis microscópico que nos permite conocer que en la epidermis (capa superficial de la piel) se esparcen gran cantidad de poros y grasa (producida por el sebo).

Otra parte del cuerpo donde podemos sufrir de comedones es el cuello, los hombros o espalda. Esos lugares pueden obstruirse debido a la acción de bacterias, sustancias contaminantes o células muertas producto a la descamación natural de la piel, lo que posteriormente crea un conjunto de materia compactada que se transforma en comedón.

Si bien, este tipo de problema cutáneo lo sufren mayormente personas que tienen un cutis graso o que padecen acné, cada vez es más común  que personas con otro tipo de piel también lo sufran.

Según profesionales, las lesiones formadas por el acné se clasifican de la siguiente manera:

  • Microcomedones: Son diminutos y suelen pasar desapercibidos en el rostro.
  • Cerrados: Son más grandes y están bajo la piel. Estos crean pequeñas protuberancias que cuestan extraer a simple vista y son conocidas como espinillas.
  • Abiertos: Están constituidos por lo mismo que las espinillas, pero no están cubiertos por la piel, sino que están al descubierto y se conocen como puntos negros.

Junto a ello, los comedones se consideran como problemas leves, moderados o severos, dependiendo básicamente de la cantidad de poros afectados y la gravedad de ellos.

Es necesario señalar que cuando un poro permanece obstruido por largo período de tiempo, y existen muchas bacterias en la piel, se forman abscesos con materia, lo que se transforma en dolorosas lesiones que requerirán medicamentos y lo más probable es que quede una cicatriz.

Para no sufrir de comedones, es clave la prevención. Tenemos que tener cuidado durante la adolescencia porque justamente en ese período los niveles hormonales presentan un incremento.

En estos años debemos tener un cuidado especial y procurar la exfoliación del cutis permanentemente para no dar paso a la permanencia de sebo en nuestro rostro. Junto a ello, otro de los períodos propicios para los comedones son los días previos a la menstruación o durante el embarazo, lamentablemente esos días, nuestra piel, tiende a generar más grasa.

Si bien, los comedones son consecuencias de procesos hormonales, no debemos olvidarnos que es crucial una limpieza diaria del cutis. Además, es clave utilizar cosméticos, lociones o cremas que sean acordes para nuestra piel, ¡no todo producto de belleza nos sirve!

Medidas para evitar la aparición de comedones:

  • Limpiar el cutis con agua y jabón neutro en la mañana y por la noche.
  • Secar el rostro, espalda o zonas afectadas ejerciendo presión con una toalla.
  • Si tienes cutis graso, debes ocupar lociones astringentes  ya que esta es la única forma de terminar con las impurezas que el jabón no elimina.
  • Debes  aplicar productos hidratantes y especializados en acné.
  • Mantener tu cabello limpio, sobre todo si es graso ya que el cuero cabelludo  puede transportar gratitud hacia tu cara.
  • Humectar tu piel con productos que sean grasosos.
  • Ingerir abundante agua, comer frutas en la dieta diaria y moderar el consumo de dulces, bebidas, productos grasos, frituras y otros.

Tener hábitos diarios de limpieza es uno de los puntos claves para evitar la aparición de comedones. De esta forma, evitaremos que los poros se obstruyan por acumulación de suciedad o grasa.

Otro de los consejos primordiales es la aplicación de mascarillas de barro, frutas, avena, miel y otros. Estos equilibran el estado de la piel y liberan las impurezas de una manera natural, dejando una piel tersa y limpia.

Si sufres de comedones o te apareció un granito indeseado es muy importante que no lo aprietes y evita tocarlo repetidas veces con las manos sucias, así evitarás una inflamación o posible infección.

Aplica los consejos y verás cómo va mejorando la apariencia de tu rostro siendo constante y dedicada.

Natalie Becerra López
Cosmetológa y Esteticista

http://www.maquillajeprofesional.cl


Comentarios

30/03/2013 - 00:36:12 | madeline rodriguez melendez

Yo soy estudiante de estetica, muchos temas que no se discuten en clases busco la informacion aqui.

22/10/2012 - 15:53:50 | sesin galindo

si devo decir q su punto de vista pero no estoy deacuerdo en eso de utilizar productos para umectar que sean grasosos

Página: 1 de 1 « Primero |1 | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook


DIRECTORIO MEDICO
CONSULTAS