Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
Viernes 20 de Enero de 2017

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Síndrome de Asperger: ¿Autismo o simple diferencia social?

Equipo SaludActual

Qué es el Sindrome de Asperger. Conozca las características de este , sus límites y posibilidades de integración con la sociedad.


El Síndrome de Asperger, o AS por sus siglas en inglés, fue descrito por primera vez por el pediatra austríaco Hans Asperger, quien en 1944 reconoció a niños que "no tenían habilidades comunicacionales no-verbales, demostraban una empatía limitada con sus pares, y eran físicamente torpes". El AS es parte del Espectro de Desórdenes Autistas, pero con la diferencia de que en él no hay una demora notable en el desarrollo cognitivo o del lenguaje.

Cincuenta años después de esa primera descripción, el Asperger se ha estandarizado como un diagnóstico, pero aún hoy existen muchas preguntas acerca de él. Por ejemplo, persisten muchas dudas sobre cómo hacer la distinción entre un AS y un Autismo Altamente Funcional, que prácticamente presentan las mismas características.

La causa exacta del síndrome es desconocida, aunque las investigaciones se inclinan hacia una base genética, ya que estudios realizados con imágenes cerebrales no han sido capaces de identificar una patología clara y común entre las personas que lo padecen.

No existe un tratamiento específico para el Asperger. De hecho, las intervenciones que se hacen están apuntadas en mejorar los síntomas y las funciones generales, más que la enfermedad en sí. Las terapias que se emplean son conductuales, y se enfocan en los déficits específicos que presente el paciente.

Características y diagnóstico

Quizás la principal característica de un niño con Síndrome de Asperger es la falta de empatía con sus pares; aunque a diferencia de los niños autistas, ellos sí son capaces de interactuar con otros y no tienen problema en acercarse a otras personas.Sí experimentan dificultades en los elementos básicos de interacción social, como desarrollar una amistad o buscar intereses comunes con otros; una falta de reciprocidad social y/o emocional; y comportamientos no-verbales atípicos, como una completa falta de contacto visual, expresiones faciales atípicas, y gestos impropios.

A menudo, además, demuestran intereses muy específicos e intensos. Los niños con Asperger tienen comportamientos y gusto por actividades muy restringidas y repetitivas. Pueden manejar muchísima información sobre aspectos de un tema, sin necesariamente manejar el tema en sí: Por ejemplo, un niño puede aprenderse de memoria los números de infinitos modelos de cámaras fotográficas, pero no estar interesado en la fotografía. Este tipo de comportamiento es generalmente visible a los cinco o seis años de edad.

Los niños con Asperger tienen comportamientos motores repetitivos, que son parte importante para diagnosticar el síndrome. Estos incluyen movimientos de manos, como aplaudir espontáneamente, y complejos movimientos de cuerpo entero. Típicamente se repiten y suceden en episodios largos, lo que los hace parecer como si fueran voluntarios, aunque no lo son.

Aunque los niños AS adquieren las habilidades del lenguaje sin demora ni anormalidades significativas, su uso es a menudo atípico. Esto puede incluir verborrea, utilización de tono pedante o extremadamente formal, déficits de percepción auditiva, y alteraciones en el volumen, entonación y ritmo. Por otra parte, suelen ser muy "discursivos" y entablar monólogos de sus temas de interés, sin tomar en cuenta las respuestas del resto. Pueden tener un vocabulario muy sofisticado para su edad, pero tener problemas para entender el lenguaje figurativo, y para entender o apreciar el humor o la ironía.

Usualmente tienen excelente percepción visual, lo que hace que se den cuenta y se incomoden fácilmente al percibir cambios en patrones ya conocidos; por ejemplo, si en su casa se han cambiado de lugar adornos, o se ha movido un sillón, aunque sea unos pocos centímetros.

Los padres de niños que padecen Síndrome de Asperger típicamente pueden distinguir estas diferencias en el desarrollo de su hijo alrededor de los tres años. Una evaluación rutinaria hecha por el pediatra puede fácilmente identificar pequeños síntomas que requerirán monitoreo e investigación, a medida que el niño vaya creciendo.

El diagnóstico definitivo se logra comúnmente entre los cuatro y once años. Para esto se requiere una evaluación de un equipo multidisciplinario, que observe al niño en diferentes escenarios, y que incluye además evaluaciones neurológicas y genéticas, y pruebas de cognición, función psico-motora, fortalezas y debilidades verbales y no-verbales, estilo de aprendizaje, entre otras.

La mayoría de los niños con Asperger pueden vivir como cualquier otra persona, aunque algunos pueden necesitar apoyo moral para entrar en la adultez y tener una vida independiente. Esto es perfectamente posible, ya que como lo han dicho algunos investigadores, aquéllos que viven con el síndrome no necesariamente padecen una discapacidad que deba ser tratada o curada: puede que sean, simplemente, personas diferentes.

 

Carolina Henríquez.



Comentarios Pediatría

09/07/2013 - 02:13:30 | Adys Villa

Excelente! Creo conocer a un niño con muchas características descritas!! Platicare con sus papis!!Los felicito!! Excelente.página!

Pediatría
Página: 1 de 1 « Primero | 1 | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Pediatría


DIRECTORIO MEDICO
CONSULTAS

diseño de sitios web