Google+
Salud Actual
REDES SOCIALES SALUDACTUAL:
2019-12-09

diseño de sitios web

Equipo SaludActual

Fobias Sexuales: Cómo vencer las fobias sexuales

Equipo SaludActual

Conozca más acerca de estos intensos temores que pueden afectar diversos aspectos de la vida diaria.


Una fobia se define como la aversión obsesiva hacia alguien o a algo, con un terror irracional y compulsivo. De esta forma, el problema puede terminar en un rechazo total del sexo.

Esta reacción tiene su origen en el miedo, que puede relacionarse con el temor ante situaciones dolorosas o que impliquen peligro según el punto de vista de la persona. Incluso la eyaculación precoz, la disfunción eréctil, o la anorgasmia, se pueden producir desde un miedo oculto.

Sin embargo, quien padece estos tipos de fobias no necesariamente deja de sentirse atraído hacia otro, ni pierde el deseo sexual. Lo que sucede es que el afectado se bloquea, y se siente incapaz de superar su fobia.

¿De dónde viene el miedo?

El origen del miedo es muy variable. Los casos que más se repiten, son los sgtes:

  • Haber sido testigo de un acto sexual impactante para la persona, ya sea en su vida real (son recurrentes los traumas psicológicos luego de observar a los padres manteniendo relaciones sexuales), o en una película.
  • Haber sufrido una violación o un abuso sexual, sobre todo en la infancia.
  • Padecer vaginismo en algún momento de la vida, experimentando dolor y vinculando para siempre la relación sexual con esa sensación física desagradable.
  • Intenso sentimiento de culpa, como consecuencia de una educación familiar, cultural o religiosa demasiado estricta.
  • Como reacción ante perversiones sexuales de parejas anteriores.
  • Sensación culposa que hace evitar el sexo, luego de mantener una vida sexual muy activa y promiscua.

 

Trasfondo físico y psicológico

Como decíamos, el fóbico se inhibe ante el acto que no puede soportar. No obstante, la psicología de fondo explica que, en realidad, quienes sufren este problema desean algo y le temen al mismo tiempo. Entonces, se escapa de la situación como un método de defensa.

Así, detrás de estos miedos se encuentra una amplia gama de cuadros psicológicos posibles, desde una aprensión normal a la intimidad, agravada por un carácter tímido o sensible, hasta núcleos sicóticos de carácter paranoide. Todo depende de cada caso, y el origen debe ser determinado por un especialista.

A grandes rasgos, el tratamiento desde el punto de vista mental pasa por lograr un cambio en la forma de pensar de quien sufre de fobia al sexo, y hacerle entender, por ejemplo, que la sensación de dolor en el coito no se produce porque hay una herida, sino porque los nervios bloquean el cuerpo. En otras palabras, es necesario darle la confianza que necesita y hacerle ver que sus preocupaciones desmedidas no tienen un fundamento lógico.

Se aplica, entonces, la llamada "terapia de reestructuración cognitiva conductual", que implica un tratamiento enfocado a superar el trauma.

También se puede realizar un psicoanálisis, aunque este es un tratamiento largo que, por lo general, se puede extender por años, y no es extraño que los pacientes se retiren por falta de motivación o tedio.

De acuerdo al caso, se puede recomendar a la vez psicoterapia, con o sin medicamentos. De todas maneras, los sexólogos también tratan las fobias sexuales, con resultados óptimos y sin necesidad de años de exámenes y análisis.

Tipos de fobias sexuales

Existen diferentes clases de fobia sexual, dependiendo del trauma sufrido. Dentro de las más comunes se puede destacar:

  • Sarmasofobia: es el miedo al coqueteo y los juegos sexuales, ya que se experimenta incomodidad e inhibición.
  • Erotofobia: temor al afecto sexual o a las preguntas sexuales, y cualquier tema que implique este aspecto.
  • Aversión sexual: rechazo y miedo irracional hacia toda actividad que implique un encuentro íntimo. Incluso se evita el jugueteo previo.
  • Osmofobia: intolerancia a los olores corporales propios o de la pareja. Es común que quienes padecen Osmofobia se duchen antes y después de la relación sexual.
  • Blenofobia: rechazo hacia los genitales propios y de la pareja, así como de los fluidos, tales como el de lubricación vaginal y peneana, semen, sangre menstrual, sudoración y saliva.
  • Genofobia o coitobofia: miedo al coito, a la penetración, a la entrega y pérdida de control.
  • Eurotofobia o falofobia: es el miedo y rechazo a los genitales, tanto de la pareja como propios. Se relaciona con el miedo irracional a la castración.
  • Filemafobia o filematofobia: temor ante los besos prolongados y profundos, porque conllevan una sensación de sofocación.
  • Gimnofobia: es el miedo a verse o ver a la pareja desnuda, lo cual aleja a la persona de cualquier contacto físico.
  • Cipridofobia: es un verdadero terror ante las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Esta fobia provoca eliminar las prácticas sexuales, por temor a infectarse.
  • Hedonofobia: miedo al orgasmo, ya que se relaciona este momento culminante del placer con la muerte, angustia y ahogo.
  • Maieusiofobia: es la fobia a quedar embarazada, aunque se utilicen métodos anticonceptivos. El miedo es tan intenso que evitan tener relaciones sexuales. 
  • Medolmacufobia: Pánico ante la idea de perder una erección. Esta fobia puede alcanzar niveles tan elevados, que los hombres llegan a evitar todo tipo de contacto con una mujer para no enfrentarse a la situación que genera el miedo.
  • Androfobia: Miedo a intimar con hombres.
  • Venustrafobia : fobia de los hombres a las mujeres hermosas.

 

Los miedos sexuales y sus consecuencias

Es sumamente importante tratar a tiempo un caso de fobia a la sexualidad, ya que si no se hace nada al respecto, es probable que los problemas asociados acompañen a la persona afectada durante toda su vida, repercutiendo en diversos ámbitos.

Algunas consecuencias de no tratar una fobia de este tipo, son:

 

  • Relaciones sentimentales complicadas y tormentosas.
  • Disfunción eréctil.
  • Vaginismo.
  • Deseo sexual inhibido a lo largo de la vida.
  • Problemas para desenvolverse socialmente.
  • Depresión
  • Ansiedad

 

Es por esto que es relevante asesorarse por especialistas, quienes entregarán al afectado las herramientas necesarias para identificar sus más íntimos temores, y finalmente superarlos.

 



Comentarios Disfunciones sexuales

Disfunciones sexuales
Página: 1 de 0 « Primero | | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook Disfunciones sexuales


diseño de sitios web